El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva recomendó hoy a los líderes de la Unión Europea (UE) dejar de discutir de ajustes fiscales y recapitalizaciones de los bancos, y buscar la solución de la crisis en más crecimiento económico, más comercio y más creación de empleo.

Lula da Silva expuso esta receta en su intervención ante el foro progresista organizado en un hotel de Madrid por la Fundación Ideas, vinculada al gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

El exmandatario brasileño invitó al candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno de España, Alfredo Pérez Rubalcaba, y a los otros dirigentes socialdemócratas presentes en el acto que su principal meta para escapar de la crisis sea garantizar el Estado del bienestar social de los ciudadanos con dinero público si no hay opción de que haya inversión privada.

"Solo hay una salida: crecimiento económico, más comercio y menos proteccionismo, porque eso generará más empleo, más ingresos y más desarrollo", argumentó.

Según Lula da Silva, Europa tendría que dejar de hablar de "ajustes fiscales y recapitalizaciones de los bancos", cuestiones que centrarán la cumbre de Bruselas del próximo día 23 con el fin de atajar los problemas de la deuda soberana.

"Todo el mundo quiere recapitalizar bancos, pero nadie quiere recapitalizar a los hipotecados que perdieron sus casas o que perdieron el empleo", se quejó.

Para Lula da Silva, es "inaceptable" que una economía como la de Grecia esté poniendo en riesgo a la UE y que su rescate ahora cueste más que cuando se puso en marcha hace dos años.

Hizo hincapié en que en la resolución de la crisis de Europa, todos los países "deben asumir la responsabilidad de ayudar", porque -avisó- su caída arrastraría a otras economías.

El que fuera presidente de Brasil entre 2003 y 2010 dijo que Europa es un "patrimonio democrático de la humanidad" que ha de conservarse.

Instó a los líderes de los países del G20 a poner en práctica las medidas que aprobaron desde 2008 para dar fortaleza y estabilidad a la economía mundial.

Lula da Silva echó en falta instituciones multilaterales que "cumplan y ejecuten" las decisiones adoptadas en foros como el G20.

Puso como ejemplo el caso del Fondo Monetario Internacional (FMI), cuya incapacidad para ayudar a Europa o Estados Unidos prueba que "no se creó para resolver los problemas de los países ricos".

Lula da Silva reveló el diagnóstico que hizo al ex primer ministro británico Gordon Brown cuando se vieron en Brasil en marzo de 2009.

En aquella cita, le dijo a Brown: "Esta crisis no es de negros, de indios o de latinoamericanos, sino de los rubios de ojos verdes que dirigen el sistema financiero".

Frente a los problemas de Europa, Lula da Silva aseveró que Brasil y América Latina están viviendo hoy día "su mejor momento en muchas décadas".