El gobernador del estado mexicano de Chiapas, Juan Sabines Guerrero, propuso hoy sustituir la petición de visa para los centroamericanos por un documento con datos biométricos emitido en el país de origen, como un método para luchar contra la trata de personas.

La iniciativa consiste en "sustituir la visa a los centroamericanos por un documento que cada nación emita", lo que dará certeza a los mexicanos sobre la identidad de quienes están llegando al país, dijo a la prensa tras participar en la inauguración de la Reunión Ministerial Preparatoria a la XIII Cumbre del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla.

Sabines se pronunció a favor de que baste con una identificación que contenga datos biométricos para que los centroamericanos puedan cruzar la frontera de forma legal y evitar los abusos y los crímenes de las organizaciones criminales.

"Hay que pensar en legalizar a las personas antes que otra cosa, es un fenómeno jugoso para estas bandas (que trafican con personas) y hay que arrebatárselo y esto se hace con la ley y el respeto a los derechos humanos", afirmó.

Añadió que cuenta con el compromiso de Guatemala para poner en marcha su propuesta, aunque dijo desconocer si en la reunión que sostienen los cancilleres y vicecancilleres del Mecanismo en Tuxtla Gutiérrez, capital del sureño estado de Chiapas, se llegará a algún acuerdo al respecto.

El gobernador rechazó la militarización de la frontera sur de México y destacó que la migración no se puede combatir con armas al señalar que se trata de un fenómeno que hay que comprender.

Cada año cruzan por México más de 140.000 migrantes centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos, un recorrido en el que están expuestos a ser asaltados o secuestrados por grupos criminales e incluso extorsionados por autoridades corruptas.

Antes de hacer estas declaraciones a los medios, Sabines ofreció un discurso en la inauguración de la reunión de cancilleres y vicecancilleres de los países de Centroamérica, México, Colombia y República Dominicana, en el consideró prioritaria la relación de Chiapas con las naciones mesoamericanas.

"Creemos que encontrar soluciones comunes contribuye a acelerar la desaparición de la pobreza extrema y a ampliar la riqueza de la gente y el desarrollo sostenible", manifestó.

El Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla fue creado en 1991 y se ha consolidado como el principal foro de diálogo político de la región mesoamericana.

Este 2011 cumple 20 años de vigencia, periodo en el cual los países miembros han profundizado su integración teniendo en cuenta su realidad geopolítica y los lazos de identidad regional.

Los países fundadores -Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Nicaragua- se beneficiaron con la incorporación progresiva de Belice y Panamá, en 1996, y de Colombia y República Dominicana, en 2009.