El partido Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) acusó hoy a uno de sus candidatos a diputado en los comicios del 6 de noviembre de supuestamente haber propuesto y planeado secuestrar a una hija del presidente del país y candidato a la reelección, Daniel Ortega.

El aspirante presidencial de ese colectivo, el actual diputado liberal disidente y exdirigente de la "Contra", Enrique Quiñónez, señaló en rueda de prensa al militar retirado Víctor Boitano Coleman, a quien expulsaron de esa agrupación y pidieron que renunciara a su postulación, de haber hecho esa propuesta en el seno del partido.

Según Quiñónez, Boitano, un excoronel sandinista, hizo esa proposición a la diputada del Parlamento Centroamericano (Parlacen) Diana Urbina, aspirante a la Vicepresidencia por la ALN.

El plan propuesto por el militar retirado, de acuerdo al aspirante presidencial, es que a través de un supuesto familiar que tendría en la Policía Nacional, a quien no identificaron, pediría la información sobre los movimientos de los nueve hijos de Ortega con su esposa, Rosario Murillo.

El secuestro iría dirigido contra Camila Ortega Murillo, que junto a sus hermanos Luciana y Maurice dirigen el canal 13 de la televisión local, precisó, por su lado, la legisladora Urbina.

La aspirante a la Vicepresidencia de ALN sostuvo que Boitano le hizo la propuesta en más de una ocasión.

Según Urbina, el militar retirado le propuso esa idea como una "venganza" por la muerte del padre y dos hermanos de la aspirante a la vicepresidencia, que son atribuidas a los sandinistas en los años 80, y con eso "crear una situación de caos en el país".

"Yo me responsabilizo por lo que digo (...) tengo los testigos de que el coronel Boitano me dijo eso", sostuvo Urbina.

En tanto, el aspirante presidencial de ese colectivo, que marcha en cuarto lugar en la intención de votos, según las encuestas, dijo que ante "la gravedad" del caso lo están "denunciando públicamente".

"Y estamos dispuestos a rendir las declaraciones debidas ante la Fiscalía y en las investigaciones que haga la Policía Nacional", agregó.

Quiñónez dijo que ALN deslinda responsabilidad sobre cualquier atentado contra Ortega, sus hijos u otra "situación de brote de violencia" previa a los comicios del 6 de noviembre.

El excoronel y abogado Boitano Coleman, antiguo miembro del Consejo Militar del Ejército de Nicaragua, aún no se ha pronunciado sobre esa acusación de sus colegas de partido.

Boitano Coleman, que prestó servicio durante 28 años al Ejército del país y es autor del libro "Confesiones Secretas de un Coronel Sandinista. El último de los Boitano", aún cuando haya sido expulsado de ese colectivo, será candidato a diputado por ALN, de acuerdo a la Ley Electoral, a menos que renuncie a su aspiración.

El jefe de la misión de observadores de la OEA en Nicaragua, Dante Caputo, expresó ayer en Managua su preocupación por la violencia electoral en este país.

"Sé que ha habido actos de violencia", admitió Caputo, "y sobre eso nos preocupa mucho, estamos tratando de entender".

En las próximas elecciones, Ortega aspira a continuar en el poder pese a que existe una norma constitucional que prohíbe la reelección inmediata, que sin embargo fue declarada inaplicable por magistrados oficialistas de la Corte Suprema de Justicia.

En las elecciones del 6 de noviembre, unos 3,4 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir al presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano.