El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, salió hoy al paso de las denuncias en su contra por la presunta violación de la ley electoral, al negar que haya iniciado la campaña para los comicios de 2012 y aseguró que la oposición ya la adelantó.

"Ya ellos adelantaron la campaña electoral. Ellos andan en campaña electoral y me acusan a mí ahora de que yo ando en campaña; yo no ando en campaña, yo estoy es encuevao (encerrado)", aseguró Chávez en un contacto telefónico durante un acto que transmitió la televisión estatal.

Según Chávez, "cómo será cuando salga para la campaña" con miras a las elecciones presidenciales del 7 de octubre de 2012, en las que aspira conseguir su tercera reelección frente a un candidato que la oposición elegirá en febrero del próximo año.

"Apenas les salgo y me asomo, se asustan y empiezan a chillar y se desesperan y me acusan de que estoy violando ya la ley electoral. Ay Dios mío, cómo será cuando yo salga de aquí (...), cuando salga de la cueva", dijo Chávez, que ha reducido sus apariciones públicas mientras se recupera de un tumor canceroso que le extirparon.

El jefe de Estado se pronunció tras las denuncias presentadas en su contra ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) por supuestamente usar los bienes del Estado para hacer campaña proselitista.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), plataforma que aglutina a gran parte de la oposición venezolana, interpuso el pasado martes una denuncia ante el CNE por la supuesta violación por parte del presidente de la Carta Magna, la ley orgánica de procesos electorales y la ley de Contraloría General de los bienes de la Nación.

En el mismo sentido apuntó la asociación civil Súmate, que ayer acudió ante el ente electoral para denunciar al gobernante.

El documento de Súmate detalló que entre el 1 de enero y el pasado 13 de octubre se han registrado 196 alocuciones de Chávez en las que "además de pronunciarse en contra de cualquier tipo de disidencia al proyecto de su partido político, también promovió a algunos de sus candidatos a gobernaciones de estado".

Precisó que las alocuciones suman "504 horas", lo que, según el documento, representa un promedio de "una hora con 45 minutos" si se distribuyen en los 287 días que han transcurrido de 2011.

Súmate pidió, entre otros, que se le ordene a Chávez suspender la campaña y se le imponga al presidente y a su partido, el Socialista Unido de Venezuela (PSUV), una multa de entre 380.000 y 532.000 bolívares (equivalentes a entre 88.372 y 123.720 dólares).

Además, que paguen los costos estimados de las transmisiones por la plataforma pública de medios de comunicación.