La Alta Representante de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, ha reclamado hoy a las autoridades de Malaui que detengan al presidente sudanés, Omar al Bashir, durante su visita al país y lo entreguen al Tribunal Penal Internacional (TPI), que lo acusa de crímenes contra la humanidad.

En un comunicado, Ashton ha expresado su "preocupación" por el viaje que hoy tiene previsto efectuar Bashir al país africano y ha instado a sus autoridades a "respetar sus obligaciones bajo la legislación internacional" y cooperar con la Corte.

Malaui es parte firmante del estatuto de Roma, que rige el funcionamiento del tribunal y que obliga a los países a cooperar.

El presidente sudanés es reclamado por el TPI por supuestos crímenes de guerra y contra la humanidad relacionados con el conflicto de Darfur, donde las Naciones Unidas calcula que han muerto más de 300.000 personas y 2,7 millones más se han visto desplazadas.

"La Unión Europea es una firme defensora del TPI y la lucha contra la impunidad", ha recordado hoy la jefa de la diplomacia comunitaria, que ha subrayado que la Corte es un "instrumento valioso" para asegurar que los crímenes más serios "no quedan sin castigo".