Los gobiernos de Turquía e Irak han acordado reforzar la cooperación en la lucha contra el grupo armado kurdo PKK y sus bases en el norte iraquí, anunciaron hoy en Ankara los jefes de la diplomacia de ambos países, Ahmet Davutoglu y Hoshyar Zebari, respectivamente.

En una rueda de prensa conjunta, Zebari certificó que hay sintonía entre su país y Turquía en la lucha antiterrorista, pero avisó de que en los temas que afecten a sus "intereses nacionales", será el gobierno iraquí el que tome "sus propias decisiones".

Desde el pasado junio, el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) ha aumentado el número de ataques en suelo turco y acabado con la vida de más de 60 soldados y una decena de civiles, además de haber incrementado los secuestros de profesores y trabajadores turcos.

Ankara, como respuesta, ha bombardeado las bases del grupo en Irak y ha amenazado con una invasión terrestre en el norte del país vecino.

Ante las presiones de Turquía, el Gobierno de Nuri Al Maliki ha asegurado que "si hace falta" enviará al ejército iraquí al norte del país para que se haga con el control de las zonas donde está el PKK.

El Gobierno turco ha reaccionado positivamente a esta oferta y Davutoglu dijo que "si Irak es capaz de proteger sus fronteras y su territorio, no haría falta que Turquía llevara a cabo una operación (militar) transfronteriza".

"Turquía no tiene problemas con ningún grupo étnico de Irak en concreto. Ojalá hagan lo necesario en este tema", dijo Davutoglu en la rueda de prensa.

El PKK "es una amenaza tanto para Irak como para Turquía", añadió.