El jefe de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah), Mariano Fernández, expresó hoy su deseo de que el parlamento apruebe el plan político y el gabinete del primer ministro, Garry Conille, para facilitar el progreso en la estabilidad del país.

Tras ser ratificado por las dos cámaras como primer ministro, Conille debe presentarse en los próximos días junto con su gabinete a las dos instancias para que conozcan su plan de gobierno.

La aprobación de la política de Conille "será un paso al frente en la estabilización de Haití", dijo Fernández durante una rueda de prensa.

Señaló que los cuatro meses sin gobierno con todo poder al frente del país han empezado a "producir problemas a nivel de seguridad".

Sin embargo, notó que a nivel general Haití se encuentra en una situación de "estabilización importante" tras siete años de la presencia de la Misión de la ONU en el país.

Para Fernández, como señal de esta estabilización, se puede subrayar el traslado del poder "pacíficamente" el pasado mayo del expresidente René Preval al nuevo gobernante, Michel Martelly.

"Es la primera vez que se produce tal situación", enfatizó el diplomático chileno a la prensa.

También, indicó que se cumplió un "gran progreso" con la Policía Nacional de Haití, de modo que hay "mas policías, orden (y) estadísticas más fiables" sobre crímenes.

Estimó que "hay muchas (otras) cosas que hacer" para llegar a una situación de estabilización permanente, lo que pasa por el establecimiento de varias instituciones.

Mencionó específicamente el Consejo Superior del Poder Judicial (CSPJ) y el Consejo Electoral Permanente (CEP).

Fernández anunció que el Consejo de Seguridad de la ONU tomará una decisión en los próximos días sobre el próximo mandato de la Minustah mientras está prevista una reducción de las tropas.

En cuanto a la salida de la Misión, reclamada por varios sectores de la sociedad haitiana, Fernández dijo entender la demanda.

Pero, según él, es necesario trabajar juntos con las autoridades "para tener las instituciones que permitirán la salida de la Minustah sin retorno".

Recordó que desde 1991 ha habido 17 misiones de la ONU en Haití, el país más pobre de América.