El ministro británico de Defensa, Liam Fox, cuestionado por haber llevado a un amigo en decenas de viajes oficiales, negó hoy haber encubierto la pernoctación en su casa de otro varón en vísperas de las elecciones generales del Reino Unido en mayo de 2010.

El popular periódico "The Sun" publica hoy que el equipo de prensa de Fox engañó a los periodistas al asegurar que este estaba solo cuando, durante la campaña electoral, fue víctima de un robo de madrugada en su apartamento de Londres, cuando en realidad se había quedado a dormir un amigo mientras su esposa estaba ausente.

"Como dije a la Policía en ese momento, un amigo mío se había quedado a dormir en la habitación de invitados", aseguró hoy el ministro en un comunicado.

Explicó que su esposa no estaba en casa porque "estaba atrapada en Hong Kong por la nube de ceniza volcánica".

"Para que quede claro, el amigo no era Adam Werritty", afirmó el titular de Defensa, quien dijo estar "horrorizado" de que se le presente como alguien que tiene "algo que ocultar".

Werritty, de 34 años y ex compañero de piso de Fox, está en el centro de una polémica en el Reino Unido tras conocerse que acompañó al ministro, de quien también fue padrino de bodas en 2005, en 18 de los 48 viajes oficiales que ha hecho desde que fue nombrado el pasado mayo, aunque no tiene ningún cargo ministerial.

Werritty, descrito por la prensa como "lobista" (intermediario en asuntos políticos o comerciales) mientras se investiga su fuente de ingresos, fue interrogado ayer por funcionarios del Gobierno para que aclarara las circunstancias que le llevaron a acompañar al ministro en un tercio de sus viajes al extranjero.

Según publican hoy varios periódicos, en esos viajes, a menudo a citas comerciales y políticas sobre Defensa o para establecer lazos con jefes de Estado, Werritty se presentaba falsamente como asesor de Fox o representando a la organización "Atlantic bridge" que este tiene, a la que se atribuyen intereses comerciales.

El comunicado de hoy se añade a una serie de declaraciones que ha hecho el ministro estos días para intentar justificar el papel de su amigo, quien además ha visitado el Ministerio de Defensa en 22 ocasiones pese a no tener cargo oficial.

Fox ya se disculpó el lunes ante el Parlamento por haber dejado que los límites entre su vida personal y profesional se "desdibujaran".

En relación al caso, el secretario de Estado de empleo, el también conservador Chris Grayling, admitió hoy, al ser preguntado por periodistas, que "circula el rumor" en círculos parlamentarios de que el ministro es homosexual, pero señaló que él siempre le ha visto "feliz" con su esposa y, en todo caso, "eso no significa que no haga bien su trabajo".

En otras noticias sobre esta polémica, el exministro de Defensa laborista Bob Ainsworth cuestiona hoy en "The Times" la cantidad de viajes oficiales que ha hecho en los últimos dieciséis meses Fox, a quien, según la prensa, los funcionarios han apodado "Flying Fox" (Fox volador).

Por su parte, el portavoz de Defensa del Partido Laborista, Kevan Jones, dijo hoy que la situación del ministro pone en duda "el buen juicio" del jefe del Gobierno, David Cameron, a quien pidió que actúe con decisión para zanjar el caso.

Cameron, que ha admitido que su correligionario cometió "serios errores", ha indicado que no decidirá sobre el futuro de Fox hasta que no reciba un informe sobre el caso el próximo 21 de octubre.