La relación entre México y EE.UU., centrada ahora en la represión de la delincuencia y el control de la frontera, debería poner énfasis al desarrollo económico y a la creación de empleos, afirmó hoy el aspirante a la presidencia mexicana Andrés Manuel López Obrador.

"Es más eficaz y humana una cooperación para el desarrollo que el énfasis en la asistencia militar, los servicios de inteligencia y el armamento", dijo el líder izquierdista, quien aspira competir en 2012 por la Presidencia del país norteamericano, durante una disertación en el Centro Woodrow Wilson.

En las elecciones presidenciales de 2006, López Obrador fue candidato de una coalición izquierdista y perdió en los comicios por medio punto porcentual frente a Felipe Calderón, del Partido de Acción Nacional (PAN).

El político señaló hoy que "más de 50.000 mexicanos han muerto en la llamada guerra contra la droga".

"La violencia es el resultado de la política neo-liberal, más el mal manejo de la economía más la corrupción", afirmó López Obrador. "México es el mayor exportador de mano de obra, un país con una tasa de empleo y subempleo del 21 %, y donde el 67 % de los trabajadores percibe sueldos que no superan los 13 dólares diarios".

López Obrador busca su segunda candidatura presidencial, en una carrera en la que deberá enfrentarse al alcalde de Ciudad de México, Marcelo Ebrard, quien también aspira ser candidato de la izquierda.

El que surja como candidato de la izquierda deberá enfrentar a los aspirantes, que aún no han sido designados, de los partidos conservador Acción Nacional (PAN) y centrista Revolucionario Institucional (PRI), movimiento que según las encuestas aparece como favorito para ganar la Presidencia.

Entre las propuestas de su campaña, López Obrador mencionó hoy "el rescate del campo (la agricultura) para lograr la autosuficiencia, la soberanía alimenticia" y un plan para la forestación de un millón de hectáreas en la región Lacandona, en el sur del país, así como la construcción de cinco nuevas refinerías de petróleo que se sumen a las seis ya existentes.

Según apuntó, al acusar a la empresa estatal mexicana Pemex de atrasada y mal administrada por décadas de corrupción, "lo que ocurre ahora es como si fuésemos productores de naranjas pero compramos el jugo a otros".

Asimismo López Obrador propuso la resurrección de la Ruta de Tehuantepec, una vía de tránsito terrestre que fuera la favorita para el comercio entre el Pacífico y el Atlántico hasta la apertura hace casi un siglo del Canal de Panamá.

El aspirante presidencial, no obstante, señaló la necesidad de hacer frente a la corrupción para lograr avances.

"Sin combate a la corrupción no será efectiva política alguna de desarrollo", añadió López Obrador quien afirmó que la reducción de los gastos de la burocracia, una reforma fiscal progresiva y la lucha contra la corrupción liberarían el equivalente a 60.000 millones de dólares, o 6 % del Producto Interior Bruto, para la inversión en desarrollo.

López Obrador reclamó al presidente Barack Obama "que cumpla su promesa de campaña (electoral en 2008) y regularice la situación de los inmigrantes mexicanos" en Estados Unidos.

Para la solución de los problemas de violencia y migración ilegal "primero debe ser el desarrollo y la creación de empleos", continuó. "No es con asistencia militar, con más servicios de inteligencia ni con más armas como se resolverán estos problemas. No es con un muro que se asegura la frontera".