El Ejército de Guatemala rechazó hoy de forma categórica que soldados de este país hayan ingresado a territorio mexicano para amedrentar a un grupo de refugiados guatemaltecos que están en un campamento en Tenosique (Tabasco).

"Es completamente falso", aseguró a Efe el portavoz del Ejército guatemalteco, el coronel Rony Urizar.

La edición electrónica del diario mexicano El Universal de hoy, que cita a organizaciones civiles, entre ellas el Movimiento Migrante Mesoamericano que lidera Marta Sánchez, señala que soldados de Guatemala han ingresado a la comunidad Nueva Esperanza para amedrentar a unos 200 refugiados.

El grupo se instaló en ese lugar luego de haber sido desalojados el pasado 23 de agosto de un área protegida de la biosfera maya en el departamento norteño guatemalteco de Petén.

Urizar rechazó la denuncia y sostuvo que "no ha habido ningún problema porque (ingresar a territorio mexicano) sería alterar las buenas relaciones que se tienen con México".

"Es completamente falso, lo rechazamos de forma categórica", manifestó el portavoz castrense, quien lamentó que se utilicen a los medios para hacer denuncias sin fundamento.

Urizar pidió que si las organizaciones civiles tienen pruebas del ingreso de soldados al campamento de refugiados que las presenten a los organismos correspondientes.

Explicó que los 15 soldados que se quedaron en el área protegida luego de que los pobladores fueron desalojados, tienen instrucciones precisas de no tener contacto con la gente y limitarse a apoyar en materia de seguridad al Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap).

También señaló que cuando los más de 200 campesinos salieron del área protegida el pasado 23 de agosto, el Ejército se quedó a más de 400 metros de distancia mientras las autoridades judiciales y la Policía Nacional Civil procedía a cumplir la orden de desalojo dictada por un juez.

Urizar enfatizó que el Ejército de su país mantiene una coordinación constante con México y "no ha habido ningún problema" porque los soldados guatemaltecos tienen instrucciones de permanecer sólo en el parque de la biosfera maya.

El pasado 7 de septiembre el Gobierno mexicano autorizó a los guatemaltecos desalojados de tierras estatales en agosto pasado a "permanecer unos días más" en su territorio mientras "concluyen las negociaciones" con las autoridades de Guatemala sobre su retorno.

Las secretarías de Gobernación (Segob) y Relaciones Exteriores (SRE) señalaron en un comunicado que el Gobierno "brindó facilidades" para que funcionarios guatemaltecos se entrevistaran en suelo mexicano el pasado lunes con los desplazados para resolver la situación.

Explicaron que el encuentro se llevó a cabo en el poblado Nuevo Progreso, en el estado de Tabasco (sureste de México), con unos "200 nacionales guatemaltecos que fueron desalojados el pasado 23 de agosto de la zona protegida de la Biósfera Maya en Guatemala".

Las autoridades de Guatemala negaron en esos días que se haya usado la fuerza para el desalojo y aseguraron que el operativo se desarrolló con una orden judicial y con respeto a los derechos humanos, para "recuperar áreas que estaban en poder del narcotráfico o que favorecían las actividades ilícitas del mismo".