François Hollande y Martine Aubry, los dos candidatos mejor situados en la primera vuelta de las primarias socialistas que se celebran este domingo en Francia, dijeron hoy estar confiados y tranquilos, y sin nada de lo que arrepentirse.

"He hecho la campaña que quería hacer. (...) Estoy lleno de esperanza porque este proceso de las primarias nos va a permitir llegar muy fuertes ante la derecha y la extrema derecha", aseguró Hollande a la prensa tras haber depositado su voto.

Aubry dijo por su parte estar "confiada y serena" a la espera de que los electores elijan "el verdadero cambio, la candidata que pueda enderezar a Francia y volver a poner la Justicia en el centro de todo".

Se trata de la primera vez que este tipo de comicios se ha abierto a todos los inscritos en el censo electoral que hayan firmado una carta de adhesión a los valores de la izquierda y pagado un euro para cubrir los gastos de organización, y la principal incógnita reside en el nivel de participación que va a despertar.

Los colegios electorales se abrieron a las 09.00 hora local (07.00 GMT) y se cerrarán a las 19.00 (17.00 GMT), y para Aubry, frente a previsiones optimistas que hablan de más de dos millones de votantes, llegar a movilizar a un millón de ciudadanos sería ya "todo un éxito".

Los resultados definitivos de esta primera ronda con la que se busca designar el candidato socialista al Elíseo no se conocerán hasta las 23.00 GMT, pero a lo largo de la mañana han comenzado a filtrarse en la prensa los de quienes votaron ayer en el continente americano y algunos territorios de ultramar, que sitúan a Aubry en cabeza.

"Sean resultados facilitados por algunos medios o en Twitter, no tienen ninguna pertinencia, porque no han sido validados por la Alta Autoridad de las Primarias", ha afirmado el portavoz de esa instancia.

En la disputa interna por representar al PS en las elecciones presidenciales del próximo año figuran además la excandidata presidencial Ségolène Royal, y Manuel Valls, Arnaud Montebourg y Jean-Michel Baylet, estos tres últimos son los que aparentemente tienen menos posibilidades de ganar.