La Comisión Europea (CE) alertó hoy de la situación "crítica" que se vive en la ciudad libia de Sirte, ciudad natal de Muamar el Gadafi en la que resisten fuerzas del régimen, y llamó a todas las partes a respetar el derecho humanitario internacional y permitir la salida de los civiles.

"A pesar de un continuado movimiento de población hacia fuera de la ciudad, creemos que miles continúan allí y se les impide la salida", señaló en un comunicado la comisaria de Ayuda Humanitaria, Kristalina Georgieva.

La responsable europea se reunió hoy con expertos del Ejecutivo de la UE, que confirmaron la grave situación que viven los habitantes de la ciudad sitiada, en la que según las fuerzas rebeldes los gadafistas usan a los civiles como protección.

"Llamo de forma contundente a no usar a civiles como escudos humanos, sino a dejarles que abandonen la ciudad de forma segura", señaló Georgieva.

La comisaria recordó que las agencias de ayuda humanitaria que han entrado en la localidad hablan de una "situación dramática", con falta de alimentos, agua, medicinas y combustible.

La CE ha reservado una partida de tres millones de euros para asistir a la población en cuanto se tenga acceso a ella, recordó Bruselas.

Sirte, gran bastión gadafista, continúa bajo el asedio de las fuerzas armadas del Consejo Nacional de Transición (CNT), que no han logrado abrir brechas para entrar en el centro urbano.

Ayer, la OTAN -que mantiene sus ataques aéreos contra los focos de resistencia del antiguo régimen- acordó que la situación en la ciudad natal de Gadafi será uno de los factores clave a la hora de decidir cuándo poner fin a su operación.