El ministro de Trabajo de El Salvador, Humberto Centeno, reconoció hoy que la explotación infantil es un "tema complicado" en el país, pero que el Gobierno está trabajando en la "ruta" adecuada para erradicarlo, como lo establece la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El pasado lunes la secretaria de Trabajo de Estados Unidos, Hilda Solís, presentó tres informes, en los cuales El Salvador aparece como uno de los 71 países del mundo donde persiste la explotación infantil como un problema.

Centeno reconoció a Efe que el tema de la explotación infantil en el país es "complicado", pero que las autoridades van en la "ruta para cumplir con lo que se pretende de cara a 2020", que es "erradicar toda forma de trabajo que ponga en peligro la vida de las niñas y niños", como lo establecen convenios firmados con la OIT y otros organismos de las Naciones Unidas, añadió.

"Estamos bastante satisfechos porque en el último año se han reducido más de 11.000 niños y niñas que estaban trabajando", afirmó, aunque reconoció que en el país "hay unos 177.000 niñas y niños que están trabajando", de los cuales el 85 por ciento lo hace con sus familias, agregó.

"Pero existe el compromiso del país para erradicar toda forma de trabajo infantil", enfatizó.

No obstante, reconoció que es un "tema delicado y complicado", que pone a "prueba" la "voluntad" que tienen todos los sectores del país, en especial los funcionarios públicos, de "ir avanzando en el combate de estos flagelos que tenemos en El Salvador y en el mundo", añadió.

Por su parte, el procurador de Derechos Humanos de El Salvador, Óscar Luna, dijo a Efe que para terminar con el trabajo infantil el país "debe cumplir con lo que dicen la Constitución, las leyes y tratados internacionales en materia de los derechos de la niñez".

"Para ello tienen que diseñar un presupuesto adecuado, reorientar lo que es el presupuesto hacia aquellos problemas más álgidos en el país", añadió.

El Salvador no es el único país latinoamericano que figura en los informes estadounidenses donde persiste la explotación infantil como un problema, sino que también aparecen Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras y Perú.

De acuerdo con esos estudios, la agricultura y la minería son los sectores que más se surten del trabajo infantil en los países de América Latina, seguidos por la pornografía.

Según datos del Ministerio de Trabajo, sólo en El Salvador hay 177.070 niños entre los 5 y 17 años que trabajan, de los cuales 73.601 han abandonado totalmente sus estudios.

Del total general de menores de edad que trabajan en el país 90.905 se dedican a la agricultura, según datos oficiales.

El Salvador será sede del 31 de octubre al 1 de noviembre próximos de la XVII Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo (CIMT), en la cual se tratará, entre otros temas, el problema del trabajo infantil como obstáculo para el desarrollo integral de las sociedades, recordó Centeno.