La Unión Socialcristiana (CSU) bávara, hermanada con el partido cristianodemócrata (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel, reiteró hoy en la apertura de su congreso anual su negativa a cualquier nueva ampliación del fondo de rescate europeo (FEEF).

El encuentro, que se celebra entre hoy y mañana en Nuremberg (Sur del país), contará con la participación de Merkel, que tiene previsto realizar un discurso ante los casi mil delegados congregados.

El presidente de la CSU y primer ministro de Baviera, Horst Seehofer, azuzó la polémica en una entrevista publicada hoy en el rotativo "Donaukurier", en la que aseguró que su "línea roja" infranqueable sería una nueva reforma del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF).

La CDU, la CSU y los liberales del FPD, los tres partidos de la coalición del Gobierno alemán, apoyaron recientemente en el Bundestag (Parlamento) la ampliación del FEEF, aunque 15 de sus diputados votaron en contra o se abstuvieron.

Ahora, la cúpula de la CSU considera que los países que acumulan permanentemente nuevas deudas deberían ser amenazados con su expulsión de la eurozona.

Además, este sábado tendrá lugar la elección del nuevo presidente del partido, un procedimiento considerado una mera formalidad ya que Seehofer cuenta con el respaldo mayoritario de la formación de centroderecha.

Más interesante, en términos políticos, resultará la elección de los cuatro vicepresidentes de la CSU, para la que se han presentado cinco candidatos, entre los que destacan el actual ministro federal de Transporte, Peter Ramsauer, y el conocido euroescéptico Peter Gauweiler.