El secretario general adjunto de la Organización de Estados Americanos (OEA), Albert Ramdin, señaló hoy que la lucha contra el narcotráfico será uno de los puntos centrales de la VI Cumbre de las Américas que se celebrará en Cartagena (Colombia) en 2012, "dada su urgencia y sus consecuencias".

Para Ramdin, que habló con Efe en República Dominicana, para que la lucha contra el narcotráfico tenga éxito es vital una justicia que actúe con firmeza, una buena capacidad de información y colaboración entre los Estados y la aplicación de las extradiciones.

"Ahora bien, esas son medidas a corto plazo, pero también se debe enfocar la lucha contra el narcotráfico desde el punto de vista de las oportunidades de la población hacia mejores condiciones de salud, de educación, de trabajo y de inclusión social en sentido general", advirtió el diplomático surinamés.

En ese punto se mostró partidario de fortalecer las políticas internas dirigidas a las poblaciones más vulnerables, al recordar que el narcotráfico también golpea a naciones de Centro y Suramérica y que en el caso de México el ilícito negocio tiene gran actividad en la frontera con Estados Unidos.

Ramdin destacó, además, que la ratificación de Garry Conille como primer ministro de Haití, este martes, hará que la ayuda internacional fluya "mucho más rápido" hacia esa nación todavía no recuperada del devastador terremoto de enero del 2010.

"La seguridad y el desarrollo son los principales elementos que resguardan una democracia, en la medida en que ambos funcionan mejor, así mismo crece el fortalecimiento democrático, de lo contrario, la gente pierde la confianza en que ese sistema de gobierno resuelva los problemas", subrayó.

Destacó que el presidente haitiano, Michel Martelly, dijo durante su participación en la reciente Asamblea General de las Naciones Unidas que su nación necesita de la formación de un gobierno para iniciar en firme los trabajos de reconstrucción.

"En Haití se está haciendo un gran trabajo, el país se ha ido levantando tras el sismo (...) la OEA está al lado de Haití y aboga porque su destino sea dirigido por los propios haitianos", apuntó.

Dijo que conversó hoy con el primer ministro Conille, quien le manifestó su determinación a trabajar de inmediato para enfrentar la crisis humanitaria dejada por el terremoto, que causó más de 300.000 muertes, similar número de heridos y más de 1,3 millones de desplazados.

El diplomático surinamés calificó de "bueno" el hecho de que Estados Unidos haya activado su participación en el organismo, al tiempo de afirmar que cada uno de los 34 estados miembros de la OEA tienen el interés y el compromiso de fortalecer ese organismo a través de la democracia, los derechos humanos y la inclusión social.

"La OEA es el principal foro de diálogo multilateral del continente americano y es muy importante que entre todos cumplamos con ejercer su rol de trato igualitario para cada uno de sus países miembros", destacó.