La Comisión de Seguridad y de Defensa en el Parlamento iraquí ha revelado que hay una propuesta para que el repliegue de las tropas estadounidenses de Irak culmine el próximo 11 de noviembre, informó hoy el diario estatal Al Sabah.

El presidente de la comisión, Hasán al Sanid, dijo en declaraciones al rotativo que ha presentado una propuesta para que el próximo 11 de noviembre sea la fecha oficial para la retirada de los soldados de EEUU de suelo iraquí.

Aun así, Al Sanid, que es también uno de los dirigentes de la coalición Estado de Derecho, del primer ministro Nuri al Maliki, dijo que el Gobierno pretende mantener varios expertos y formadores estadounidenses en Irak para entrenar a las fuerzas iraquíes y aumentar sus capacidades, pero sin otorgarles inmunidad.

En ese sentido, destacó que "la mayoría de las armas compradas mediante acuerdos entre el Ministerio de Defensa (iraquí) y Estados Unidos son armas modernas, lo que impone la necesidad de formadores para entrenar y apoyar las capacidades de las Fuerzas Armadas y de los servicios de seguridad" de Irak.

El acuerdo actual de seguridad, suscrito entre Washington y Bagdad en diciembre del 2008, estipula la retirada de los soldados estadounidenses del país árabe antes de finales de este año, y cualquier modificación del mismo debe contar con la aprobación del Gobierno y Parlamento iraquíes.

Ayer, la Presidencia de Irak informó de que las coaliciones políticas habían acordado que un remanente de las tropas estadounidenses permanezca en Irak a partir de finales de año, pero sólo para prestar labores de entrenamiento militar y sin gozar de inmunidad.

"Dada la proximidad del cumplimiento del acuerdo de seguridad entre Irak y EEUU (...), los dirigentes políticos coincidieron en la necesidad de entrenar a las fuerzas iraquíes y completar su equipamiento", subrayó la Presidencia un comunicado.

A ese respecto, el diputado del grupo parlamentario de la Alianza Kurda, Shuán Mohamed Taha, afirmó a Al Sabah que "la mejor opción para la formación de las fuerzas iraquíes sería la extensión de la permanencia de las tropas de los EEUU en Irak".

Y añadió que esa opción viene impuesta por el hecho de que "las armas y el equipamiento de las tropas iraquíes son de fabricación estadounidense".

Shúan no descartó que "en caso de que fracasen los esfuerzos para mantener a formadores norteamericanos, Irak recurrirá a la OTAN para formar sus tropas".