El candidato opositor a la Presidencia de Nicaragua Fabio Gadea denunció hoy ante el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, que se encuentra en una "carrera de obstáculos" con miras a los comicios del 6 de noviembre próximo, en los que el presidente del país, Daniel Ortega, busca ser reelegido.

"Estamos en una carrera de obstáculos que tenemos que saltar, pero no todos los hemos podido saltar", afirmó en rueda de prensa Gadea, empresario de radio, diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen) y aspirante a la Presidencia por la opositora alianza Partido Liberal Independiente (PLI).

El candidato opositor junto a su compañero de fórmula, el disidente sandinista Edmundo Jarquín, se reunieron con Insulza en Managua.

Gadea, quien marcha en segundo lugar en intención de voto según todas las encuestas, por detrás de Ortega, dijo que entregaron al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) "un libro blanco" en el que incluye denuncias sobre el proceso electoral.

Entre esas denuncias, Jarquín mencionó la entrega de documentos de identidad de personas afines a ciertos partidos -válidos para votar en esos comicios de noviembre-, el control del oficialismo en las mesas electorales, en donde la alianza PLI, manifestó, son minoría.

También que hubo irregularidades en el proceso de verificación al padrón electoral, realizado a finales de julio pasado, y que las autoridades han negado la observación a grupos locales.

Nicaragua ha autorizado hasta ahora a la Unión Europea y la OEA para que "acompañen" los comicios de noviembre próximo, mientras que ha apelado a normas internas para negar la observación solicitada por la Embajada de EE.UU. y lamentado la "autoexclusión" del Centro Carter.

A 39 días de las votaciones, en las que Ortega buscará una polémica reelección, Insulza se encuentra en Managua, donde ayer formalizó la acreditación de una misión de 80 observadores de la OEA, y donde hoy se reúne con el mandatario y sectores opositores para "escuchar" sus apreciaciones.

El Poder Electoral de Nicaragua también ha firmado acuerdos de acompañamiento u observación con el Consejo Electoral de Expertos Latinoamericanos y con el Consejo Nacional de Universidades.

Los dirigentes del PLI confiaron en que la OEA desplegará un excelente equipo de expertos que dará seguridad a los nicaragüenses el día de la votación.

"Entre más nicaragüenses voten, más en evidencia va a quedar que Ortega es minoría", consideró Jarquín.

La misión de la OEA, que estará liderada por el excanciller argentino Dante Caputo, "realizará un trabajo escrupuloso" en los comicios de Nicaragua, aseguró este martes Insulza.

Sectores de oposición nicaragüense dudan sobre la fiabilidad de la observación internacional, al sostener que la invitación oficial fue tardía y ello podría impedir una apreciación amplia de todo el proceso por parte de los extranjeros, incluida la campaña electoral.

Insulza, quien culmina hoy su visita a Nicaragua, tiene previsto reunirse más tarde con el presidente Ortega.

Ortega, favorito para ganar los comicios según todas las encuestas, logró optar por un segundo mandato consecutivo después de que magistrados sandinistas de la Corte Suprema de Justicia declararon inaplicable la norma constitucional que prohíbe la reelección inmediata.

La oposición, fragmentada en cuatro frentes, ha calificado de "golpe a la democracia" la candidatura de Ortega.

En las elecciones del 6 de noviembre unos 3,4 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir al presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano.