El Gobierno de Irak ha hecho el primer pago de un acuerdo valorado en alrededor de 3.000 millones de dólares para comprar 18 cazabombarderos F-16 a EE.UU., confirmó hoy la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

"Estas aeronaves ayudarán a proporcionar soberanía aérea a Irak y ayudarles a proteger su territorio", dijo en su rueda de prensa diaria Nuland, que aseguró que la venta se enmarca en "una relación estratégica a largo plazo" entre ambos países.

El precio total de la venta, que Bagdad ha indicado que sufragará con el superávit de las exportaciones del petróleo, es de "alrededor de 3.000 millones de dólares", añadió la portavoz, que no especificó la proporción entregada ya por el Ejecutivo de Nuri al Maliki.

"Esperamos que las ventas militares como estas sirvan como piedra angular de nuestra relación a largo plazo", añadió Nuland, que tampoco precisó la fecha en que los cazabombarderos serán enviados a Irak.

El primer pago por las aeronaves se produce alrededor de tres meses antes de la fecha de retirada total de las tropas de EE.UU. de Irak, en cumplimiento del acuerdo de seguridad suscrito entre Bagdad y Washington en 2008.

Antes de terminar este año, los últimos soldados estadounidenses desplegados en Irak deberían abandonar el país, pero se especula con la posibilidad de que un contingente permanezca a partir de esa fecha para entrenar a los militares iraquíes.

Ambos Gobiernos están inmersos actualmente en "intensas negociaciones sobre el papel de entrenamiento" que Estados Unidos podría desempeñar en el futuro, indicó hoy Nuland.