El ministro de Exteriores de Marruecos, Taib Fassi Fibri, expresó hoy en la ONU su compromiso de "intensificar" el proceso de negociaciones para una solución política "mutuamente aceptable" sobre el Sahara Occidental "en base a la iniciativa marroquí de autonomía".

Dicha iniciativa, dijo, "respeta la legalidad internacional y la soberanía territorial" de Marruecos, "lejos de interpretaciones unilaterales restrictivas que no hacen sino alimentar el estatus quo y favorecer el inmovilismo".

El ministro marroquí representó a su país en los debates públicos de la Asamblea General de la ONU, en los que participan mandatarios de 193 países.

"Es hora de que cada parte asuma sus responsabilidad, en particular a la luz de los acontecimientos que conoce la región, con vistas a trabajar seriamente y de buena fe, para llegar a una solución política consensuada y definitiva a este diferendo regional", señaló.

Marruecos y el Frente Polisario concluyeron el pasado julio en Nueva York una nueva ronda de conversaciones informales sobre el futuro del Sahara Occidental, sin lograr acercar sus posturas sobre la soberanía del territorio.

En la octava reunión que mantuvieron en el formato de conversaciones informales auspiciadas por la ONU, ambas partes se mantuvieron fieles a los principios que mantienen bloqueadas las negociaciones y que tienen que ver con la posibilidad de que el territorio pueda votar si desea ser independiente.

Marruecos, que ocupó el Sahara Occidental en 1975, sostiene que la autonomía para la zona dentro de su Estado es la única salida viable para el conflicto, mientras que el Polisario apuesta por la celebración de un referéndum en el que los saharauis puedan votar también por la independencia.

Fassi expresó su apoyo a la demanda de los palestinos de ser aceptados como Estado de pleno derecho en la ONU, sobre la base de las fronteras de 1967 y con Jerusalén este como capital, y expresó su temor por la parálisis del proceso de paz con Israel, que implica "todos los peligros", dijo.

El Consejo de Seguridad de la ONU analiza hoy la demanda palestina, en paralelo a los debates de la Asamblea General.

El ministro marroquí también apeló a aceptar la candidatura de su país al puesto de miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU durante el periodo 2012-2013.

Al igual que lo hizo una mayoría de delegaciones, Marruecos apostó por la reforma de los organismos internacionales y, en concreto de la ONU, como "eje central de un orden multilateral solidario, complementario y coherente con los nuevos grupos" regionales.