Estados Unidos enviará unos 800 instructores militares adicionales a Afganistán donde, tras diez años de guerra, sólo dos batallones pueden operar sin presencia de extranjeros, informó hoy el Pentágono.

En una teleconferencia con periodistas en el Departamento de Defensa, el mando al frente de la misión de instrucción militar de la Alianza del Tratado del Atlántico Norte en Afganistán, el teniente general Caldwell, precisó que el refuerzo llegará gradualmente hasta marzo del año próximo.

En los últimos dos años, Estados Unidos y sus aliados han intensificado el esfuerzo de instrucción de las tropas de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional de Afganistán con un costo de unos 6.000 millones de dólares.

Caldwell dijo que el incremento, de casi el 45 por ciento en el contingente de instructores, es necesario para el desarrollo de destrezas de los soldados afganos en el mantenimiento de equipos, logística y sistemas médicos.

En su teleconferencia Caldwell dijo que sólo dos batallones de tropas afganas pueden operar ahora de manera independiente, y otros 124 batallones necesitan el apoyo de instructores para operar. El Ejército afgano cuenta con aproximadamente 180 batallones.

Aún los dos batallones que pueden operar de manera independiente requieren apoyo de Estados Unidos en mantenimiento, logística y sistemas médicos, señaló Caldwell.

"Hasta el momento no hemos desarrollado sus sistemas de manera que les capacite para hacerlo por sí mismos", dijo.

Durante dos años Caldwell ha dirigido el esfuerzo por expandir, profesionalizar e instruir a las tropas afganas. Las Fuerzas Armadas y la Policía afganas han pasado de 196.508 miembros en diciembre pasad a unos 306.516 actualmente, y para noviembre de 2012 sumarán 352.000 miembros.

El incremento de la instrucción y el reclutamiento apunta a fortalecer las fuerzas de seguridad del Gobierno afgano a medida que Estados Unidos retira parte de sus tropas del país que invadió en 2001.

El presidente Barack Obama ordenó a mediados de 2009 un incremento de unos 30.000 soldados en el contingente estadounidense en ese país del sur asiático, y en julio pasado anunció que empezaba la retirada de ese contingente adicional.

Cuando se complete esa retirada quedarán en Afganistán unos 80.000 soldados estadounidenses y casi 100.000 contratistas privados.