El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, firmará mañana, lunes, el decreto de disolución del Parlamento y de convocatoria de las elecciones generales adelantadas al 20 de noviembre.

Con ese motivo ha convocado una reunión informal del Consejo de Ministros que se celebrará en el Palacio de la Moncloa, sede del Gobierno y residencia del jefe del Ejecutivo, desde donde se trasladará al Palacio de la Zarzuela, residencia de la familia real, para comunicar oficialmente al rey Juan Carlos I la convocatoria de los comicios.

Será el próximo martes, una vez que el decreto se publique en el Boletín Oficial del Estado, cuando empezarán a correr los plazos fijados en la ley para todo el proceso electoral.

Un total de 35.701.969 electores tendrán derecho a votar en las elecciones, casi 630.000 personas más que en los comicios de marzo de 2008, según los datos de la Oficina del Censo Electoral.

El censo de los españoles residentes en el país con derecho a voto supera los 34,2 millones de personas (370.000 electores más que hace cuatro años), mientras que el de residentes en el extranjero asciende a 1.463.473 (258.144 más que en 2008).