El senador republicano de Carolina del Sur, Lindsey Graham, pidió hoy que EEUU estudie "todas las opciones sobre la mesa", incluyendo la militar, para responder al presunto apoyo de Pakistán a la red extremista Haqani.

"Tenemos que poner sobre aviso a Pakistán", advirtió Graham, miembro del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, en declaraciones a la cadena Fox News.

Si las agencias de inteligencia de Pakistán siguen "apoyando al terrorismo como parte de su estrategia nacional, tendremos que poner todas las opciones sobre la mesa, incluyendo la defensa de nuestras tropas", enfatizó el senador de Carolina del Sur.

Aunque no ofreció detalles sobre las medidas que él apoyaría, Graham sí afirmó que habría apoyo bipartidista para que EEUU "eleve" su respuesta si Pakistán continúa su presunto respaldo a extremistas.

La semana pasada, el jefe del Estado Mayor Conjunto, el almirante Mike Mullen, afirmó en una audiencia del Congreso que la agencia de inteligencia de Pakistán, ISI, ha dado apoyo a los extremistas de la red Haqani, uno de los más activos grupos talibanes afganos.

El Gobierno de EEUU ha responsabilizado a la red Haqani por el ataque del pasado día 13 contra la embajada de EEUU en Kabul, y de otro ataque a tropas estadounidenses en Afganistán.

"La idea de que las agencias de espionaje de Pakistán estén apoyando el terrorismo como una estrategia nacional necesita llegar a su fin", dijo Graham, al subrayar que Pakistán tiene que escoger entre ayudar a la red Haqani o ayudar a EEUU en su lucha contra Al Qaeda en Afganistán y las zonas fronterizas.

Graham se hizo eco de las advertencias de Mullen de que los extremistas "desestabilizan" la situación en Afganistán, y no descartó la posibilidad de que EEUU sopese la ayuda estadounidense a las operaciones antiterroristas en Pakistán.

Por su parte, el principal asesor político de la Casa Blanca, David Plouffe, reiteró la advertencia de EEUU de que Pakistán debe dejar de ser santuario para la red Haqani.

En declaraciones a la cadena televisiva CNN, Plouffe dijo que la Administración Obama está discutiendo un posible cambio en el monto de ayuda exterior a Pakistán.

Para Estados Unidos, es "muy importante" que el Gobierno de Pakistán rompa sus vínculos con la red Haqani, dijo Plouffe.

El Gobierno de Islamabad, sin embargo, ha negado las acusaciones de que esté apoyando a los extremistas, y ayer, el primer ministro, Yousuf Gilani, replicó que la política exterior de EEUU hacia Afganistán muestra "confusión y desorganización".

El sábado, el jefe del ejército paquistaní, general Ashfaq Parvez Kayani, y el jefe militar de EEUU para Oriente Medio y Asia Central, el general James Mattis, se reunieron en Islamabad para abordar las tensiones en las relaciones bilaterales a raíz del cruce de acusaciones.

Según la prensa pakistaní, ambos también repasaron la situación de seguridad en la frontera entre Pakistán y Afganistán, así como en Waziristán del Norte, región tribal paquistaní que muchos observadores sitúan como principal bastión de la red Haqqani.