Delegaciones de Venezuela e Irán apuran hoy los trabajos de la VII Comisión Bilateral mixta que se mantiene reunida en Caracas para preparar la visita mañana, sábado, del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, a la capital del país suramericano.

Una fuente de la Cancillería venezolana indicó a Efe que las dos delegaciones ministeriales extendieron los trabajos a lo largo de la jornada de hoy más allá de lo previsto para terminar de cerrar los acuerdos que firmarán los presidentes.

La llegada de Ahmadineyad fue anunciada el pasado fin de semana por Chávez, quien sin embargo no precisó la duración de la que será la quinta visita a Caracas del mandatario iraní desde que llegó al poder en 2005, y la primera desde noviembre de 2009.

Con este viaje, el presidente iraní le devuelve al mandatario suramericano la visita oficial que durante dos días hizo en octubre de 2010 a Irán y que sirvió para fortalecer la cooperación económica, particularmente en el sector energético.

"Nuestra amistad tiene un gran significado. Somos dos pueblos unidos en el establecimiento de un nuevo orden mundial más justo y humano", afirmó el mandatario iraní entonces.

La llegada de Ahmadineyad ha estado precedida por el reconocimiento esta semana del Gobierno iraní al presidente Chávez, entre otros mandatarios, por los buenos oficios interpuestos para la liberación el pasado martes de dos estadounidenses que se encontraban detenidos en Irán desde 2009.

El vicecanciller venezolano, Temir Porras, indicó ayer que hace unos meses Chávez recibió la petición de "intelectuales de mucho prestigio" para que intercediera por los dos estadounidenses y que el gobernante suramericano "creyó conveniente" comunicar a las autoridades iraníes que había gente de buena voluntad que abogaba por los dos jóvenes.

Este será, además, el primer encuentro entre ambos mandatarios desde que en mayo pasado la Secretaría de Estado de EE.UU. anunciara sanciones contra la petrolera estatal venezolana PDVSA y otras seis empresas internacionales por apoyar al sector energético iraní.

Venezuela reaccionó a la decisión expresando su repudio y tildándola de "acción hostil situada al margen del derecho internacional", y el canciller venezolano, Nicolás Maduro, aseguró que esas sanciones sólo servirían para intensificar más aún las relaciones bilaterales con Irán.

En la VII reunión de la comisión mixta, que comenzó ayer, Venezuela e Irán han abordado diversos asuntos en mesas temáticas sobre Industria, Minas y Comercio; Vivienda y Transporte; Finanzas; Agricultura y Tierras; Hidrocarburos; ambiente y electricidad, y asuntos sociales, indicó la Cancillería venezolana.

Ninguna fuente ha precisado aún el contenido de los eventuales acuerdos que firmarán ambos presidentes.

Las conversaciones son encabezadas por los ministros venezolanos de Industrias Básicas y Minería, José Khan; Ciencia y Tecnología, Ricardo Menéndez, y Agricultura, Juan Carlos Loyo; mientras que en la delegación iraní figuran los ministros de Vialidad y Desarrollo Urbano, Alí Nikzad, y de Industria, Minas y Comercio, Mahdi Ghazanfari.

En declaraciones difundidas por la Cancillería, Menéndez destacó que ambos países comparten ya nueve años de relaciones estratégicas basadas en la defensa de su soberanía y en su condición antiimperialista.

Señaló que los logros en aspectos como la construcción de viviendas y el intercambio de productos agrícolas demuestran que los dos Gobiernos no se centran "en lo geopolítico sino en una manera distinta de relacionarnos entre países".

Khan adelantó ayer el propósito de Venezuela de contar con Irán en la exploración de minas del estado Bolívar, en el sur del país suramericano, para lo cual se ha planteado la colaboración entre el Instituto de Geología y Minería de Venezuela (Ingeomin) y empresas del país asiático.

Chávez, convaleciente de un cáncer que anunció el pasado 30 de junio y recién llegado de su último ciclo de quimioterapia en Venezuela, ha recibido mensajes de ánimo del presidente iraní en estos meses.

Con la llegada de Ahmadineyad a la jefatura del Gobierno en 2005, la relación bilateral se ha estrechado, tanto ideológicamente como en el sector económico, con cerca de 5.000 millones de dólares de intercambio comercial, además de acuerdos de cooperación en sectores como el energético.