La lucha contra el terrorismo, las relaciones iberoamericanas y la situación en Afganistán marcaron hoy la agenda en la ONU de la ministra española de Exteriores, Trinidad Jiménez, quien además mantuvo una intensa ronda de reuniones bilaterales con representantes de distintos países.

Jiménez inició la jornada en la sesión de lanzamiento del Foro Global contra el Terrorismo, una nueva iniciativa formada por más de una veintena de países además de la Unión Europea (UE) y EEUU, y que nace con la intención de convertirse en el punto de encuentro de los responsables de las políticas antiterroristas de esas naciones.

La titular española de Exteriores participó en la sesión inicial del foro, en el que también estuvieron la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton; su colega turco, Ahmet Davutoglu, y también la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton, entre otros ministros.

"Nuestro claro objetivo es trabajar unidos y hacer todo lo que podamos para garantizar que no haya más víctimas (por terrorismo) en ningún otro lugar del mundo", dijo ante los asistentes Clinton, quien llamó a "reforzar la cooperación internacional ante unas amenazas que todos compartimos".

La exsenadora estadounidense destacó que hasta ahora "faltaba un lugar en que los responsables de las políticas antiterroristas del mundo se reunieran habitualmente" para "identificar prioridades esenciales, encontrar soluciones y lograr un camino para aplicarlas".

Tras ese lanzamiento, Jiménez acudió al tradicional almuerzo de cancilleres de la Conferencia Iberoamericana, donde coincidió con sus colegas de la región que han acudido también a la apertura de los debates públicos de la 66 Asamblea General de Naciones Unidas.

La ministra española acudió también a la reunión ministerial sobre Afganistán convocada por Alemania y Estados Unidos de cara a preparar la próxima conferencia internacional sobre el país asiático que se celebrará en diciembre de este año en Bonn.

Fuentes diplomáticas germanas señalaron que la idea de la reunión fue la de trabajar en una "nueva ruta de la seda" en la región, una red que una el centro y el sur de Asia "permitiendo el flujo de personas y el intercambio de bienes para fomentar un futuro pacífico" en el área.

Jiménez también acudió a una recepción ofrecida por Japón en agradecimiento por el apoyo de la comunidad internacional tras el terremoto y el tsunami que afectó este año al país asiático y que condujo a la catástrofe de Fukushima.

Entre esos compromisos, la ministra española mantuvo encuentros bilaterales con sus homólogos de Argentina, México y Paraguay, además de con sus colegas de Egipto, Líbano, Serbia y Rusia.

La jornada de la ministra concluyó con la reunión de los 27 de la Unión Europea con Estados Unidos, a la que seguirá la tradicional cena transatlántica en un prestigioso hotel de Manhattan.