El Departamento de Estado de EE.UU. alertó hoy a los estadounidenses sobre las "dificultades" de viajar y moverse por las áreas de Sikkim y Bengala Occidental (India), el oeste de Bután y el este de Nepal, a raíz del terremoto del domingo pasado.

Todas esas áreas, indicó el Departamento de Estado en un comunicado, sufrieron daños en el terremoto de 6,8 grados en la escala abierta de Richter que sacudió la cordillera del Himalaya y que ha dejado hasta el momento al menos 106 víctimas mortales sólo en el estado de Sikkim, según el último recuento.

"Los informes del Gobierno y de los medios de comunicación indican que el terremoto causó un número significativo de heridos y muertos, destruyó carreteras y provocó desprendimientos de tierras", señala el comunicado.

Las previsiones meteorológicas para los próximos días prevén un tiempo "que podría dificultar los esfuerzos de rescate e impedir un viaje seguro" dentro de esas zonas, añade.

"Quienes se desplacen por esas áreas deben considerar estar preparados para emergencias, incluyendo la disponibilidad de fuentes fiables de comida, agua y medicamentos", indicó la agencia federal, que recordó que no ha hay por el momento información de muertos o heridos estadounidenses como consecuencia del sismo.

El terremoto, cuyo epicentro se situó en Sikkim -que limita con Nepal y el Tíbet chino-, dejó cerca de 2.000 damnificados sólo en ese estado, y los temblores se sintieron tanto en Nepal como en Bután.

Las fuertes lluvias bloquearon carreteras en todo el estado y dificultaron las tareas de búsqueda y rescate, y las autoridades de la zona han reconocido que el número de víctimas podría aumentar.