La Fiscalía venezolana solicitó hoy la captura del exagente de la CIA Luis Posada Carriles por supuestas torturas a dos mujeres durante su paso por la extinta Dirección General de Servicios de Inteligencia (Disip).

El Ministerio Público indicó en un comunicado que requirió la medida contra Posada "por presuntamente incurrir en los delitos de tortura, quebrantamiento de pactos internacionales, privación ilegítima de libertad y lesiones personales" contra Brenda Hernández Esquivel y Marlene del Valle Esquivel", el 3 de junio de 1973.

Según la Fiscalía, que investiga los homicidios, torturas y desapariciones entre 1960 y 1980, las dos mujeres manifestaron haber sido víctimas directas de torturas "por parte del comisario Posada Carriles, quien para entonces era conocido como 'Comisario Basilio'".

"Cabe destacar que Brenda Hernández Esquivel y Marlene del Valle Esquivel advirtieron al equipo de fiscales del Ministerio Público que no denunciaron en su debido momento dichos atropellos por temor a represalias contra ellas y sus seres queridos", señaló el comunicado.

De acuerdo con el relato de las mujeres, estas fueron detenidas por organismos de varios departamentos policiales junto a tres niños en la fecha de las torturas tras un asalto a una casa en la que además había cuatro hombres que fueron asesinados, caso por el que ya existe una sentencia firme, indicó la Fiscalía.

"Las Esquivel fueron sometidas por los funcionarios de la comisión armada, quienes les dieron golpes, patadas y culatazos, mientras que los niños fueron lanzados al piso, todo en razón de las órdenes del jefe del grupo que para ese entonces era Posada Carriles", apunta el comunicado.

La Fiscalía indicó que al día siguiente ambas fueron enviadas de vuelta a la casa con los niños y que un día después fueron trasladas a la sede de la Disip, en Maracay (oeste-centro).

Allí, uno de los funcionarios solicitó permiso al "Comisario Basilio" para golpear a Brenda Hernández, quien se encontraba en "estado de gravidez".

"Este le respondió: 'Esa semilla hay que acabarla'", dice la Fiscalía en la narración, en la que se precisa que la mujer perdió el feto, y posteriormente fue sumergida en una bañera para ahogarla.

La otra mujer se encontraba con una hija de seis meses a la que, según la Fiscalía, Posada Carriles quemó "con un cigarro que le apagó en las piernas, luego trató de asfixiarla con sus manos", además de simular un disparo con un revolver.

"A los pocos días fueron trasladadas a Caracas, al edificio Las Brisas, en Los Chaguaramos, donde funcionaba la Disip, lugar en el que las Esquivel fueron de nuevo torturadas e interrogadas", indica la Fiscalía.

Venezuela solicitó en 2005 a Estados Unidos la extradición de Luis Posada Carriles, cubano de nacimiento nacionalizado venezolano, a quien Caracas y La Habana acusan de varios atentados terroristas, entre ellos la voladura de un avión de Cubana de Aviación en 1976 con 73 personas a bordo.

En abril pasado un jurado en El Paso (Texas, EE.UU.) declaró inocente a Posada Carriles, de 83 años, de varios cargos de perjurio.