Brasil y México poseen los sistemas legislativos más costosos de la región y sus parlamentarios obtienen los mayores salarios de Latinoamérica, según un estudio difundido hoy por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Según la investigación, en términos absolutos en 2010 Brasil destinó 4.671,5 millones de dólares de presupuesto para el Poder Legislativo, seguido de México (730,6 millones de dólares), Venezuela (380,1 millones), Argentina (368,7 millones), Colombia (181,9 millones), Chile (163), Perú (110,9), Costa Rica (76,2) y Uruguay (63,8).

El documento, que toma cifras de 2010, señala que el dinero destinado por cada país varía dependiendo de si el Congreso es "bicameral o unicameral, del tamaño de sus cámaras, que en parte guarda relación con la población, y de la organización interna de los propios poderes legislativos".

Brasil cuenta con los parlamentarios con los mayores salarios nominales de la región, ya que ganan 15.942 dólares, mientras que en México reciben 12.310 dólares, en Chile 10.878 dólares, en Colombia 10.240 y en Uruguay 7.156 dólares, seguidos de Perú (5.491), Argentina (5.415), Costa Rica (4.955) y Venezuela (3.964).

Sin embargo, de acuerdo con el análisis del CIDE, si se "toman en cuenta prestaciones como el fondo de retiro, los seguros médicos y de vida, y las subvenciones discrecionales" a las que tienen derecho los congresistas de México, que "la mayoría de los otros parlamentos no otorgan a sus legisladores", el salario de los mexicanos aumenta a 17.800 dólares.

Este nivel salarial es incluso superior al de países como España, Reino Unido o Alemania, "cuyos legisladores reciben 7.011, 7.858 y 11.000 dólares, respectivamente", detalla el reporte del CIDE, uno de los centros de investigación más prestigiosos de México.

"Si se mide cuánto representa el salario anual de los legisladores con respecto al Producto Interior Bruto (PIB) per cápita, esto es, cuánto gana un legislador con relación al nivel de riqueza promedio por habitante de su país, encontramos que este indicador es, en los casos de México, Colombia y Brasil, excepcionalmente alto", advierte.

En Colombia un diputado o senador gana 19,59 veces el PIB per cápita del país, en Brasil 17,69 veces, en México 15,44 veces, en Perú 12,74 veces y en Chile 11,04.

Lejos de estos países se encuentran Costa Rica (7,58 veces), Uruguay (7,16), Argentina (7,11), venezuela (4,78), o naciones como Estados Unidos (3,68).

De otra parte, como proporción del gasto total del país, el que más otorga recursos a su Poder Legislativo es Costa Rica (0,92 %), seguido de Uruguay (0,63 %), Argentina (0,52 %), Venezuela (0,51 %), Brasil (0,46 %), Perú (0,39 %), Chile (0,34 %), México (0,3 %) y Colombia (0,25 %).

En tanto, si se dividen los recursos destinados por cada país con el número total de congresistas con los que cuenta, Brasil gasta 7,9 millones de dólares por cada legislador, Venezuela (2,3 millones), Costa Rica (1,3), México (1,2), Argentina (1,1), Chile (1), Perú (0,9), Colombia (0,7) y Uruguay (0,5).

Asimismo, al dividir el presupuesto que cada país dedica a su Parlamento entre el número de habitantes de cada nación, resulta que a cada brasileño le cuesta 24 dólares sostener a cada legislador, a un uruguayo 19 dólares, a un costarricense 17 dólares, a un venezolano 13, a un chileno y a un argentino 9, a un mexicano 7, y a un colombiano y a un peruano 4 dólares.