El presidente cubano, Raúl Castro, supervisó hoy personalmente los trabajos de construcción e inversiones en el puerto del Mariel, que debe convertirse en el principal de Cuba y cuyas obras cuentan con financiación brasileña.

Un noticiero de la televisión cubana informó este sábado de que Castro constató "avances" en los trabajos de construcción en el puerto y participó en una reunión para chequear la inversión junto a su primer vicepresidente, José Ramón Machado Ventura.

"Esta obra tiene una importancia económica extraordinaria, no sólo para el desarrollo presente del país, sino también para el futuro", afirmó Castro según el informativo, que transmitió las imágenes de la reunión sin audio.

De acuerdo con el reporte, el presidente también resaltó que la inversión dotará al país de una "infraestructura aprovechable durante decenas de años en los mas de 400 kilómetros cuadrados que conforman la zona especial de desarrollo" proyectada.

Castro insistió asimismo en la importancia de trabajar con "calidad, organización y sin atrasos".

Las instalaciones del Mariel se amplían con el objetivo de convertirlo en el principal puerto comercial de la isla, y la inversión se ejecuta mediante una asociación de empresas cubanas y brasileñas.

Según fuentes oficiales, la inversión comprometida por el país suramericano podría llegar a más de 500 millones de dólares y la total a 800.

El proyecto incluye la construcción de 700 metros de muelle para que operen buques de unos 15 metros de calado, debido a que el puerto de La Habana no tiene la suficiente profundidad para la entrada de barcos de gran porte y calado.

Como complemento se construye una amplia infraestructura de autopistas y modernas vías ferroviarias que conducen hasta el Mariel, distante a unos 45 kilómetros al oeste de La Habana.

En marzo pasado trascendió que las nuevas instalaciones portuarias podrían estar en condiciones de operar para el año 2014.