El presidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador, Sigfrido Reyes, cerró hoy una visita de tres días a Washington, centrada en la firma de un acuerdo con la OEA para mejorar la formación en la rama legislativa del Gobierno.

Reyes también visitó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para debatir sobre proyectos de financiación, el primero de ellos, la apertura de una línea de crédito que dedicará 45 millones de dólares para modernizar el transporte publico en el área metropolitana de San Salvador, explicó en declaraciones a Efe.

En su reunión con el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, Reyes firmó un convenio que planea ofrecer cursos de capacitación a legisladores, asesores y funcionarios, y facilitar la colaboración con instituciones legislativas de otros Estados miembros.

En concreto, el presidente del Congreso de los Diputados español, José Bono, ha mostrado "mucho interés" en apoyar ese proyecto de modernización de la Asamblea Legislativa a través de una cooperación técnica entre expertos y letrados de ambos países, aseguró Reyes.

El diputado, del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), confió en que el nuevo instituto de formación pueda abrir sus puertas "antes de que termine esta legislatura".

Además, Reyes se reunió con representantes de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA) y de Human Rights Watch (HRW), con los que analizó el problema de la independencia judicial en El Salvador y los "casos de corrupción de magistrados".

Con ellos coincidió en que es necesaria una "depuración efectiva del sistema judicial", para una mayor eficacia en el "combate al crimen organizado", explicó.

Aunque no se reunió con miembros del Gobierno de Barack Obama o congresistas estadounidenses, Reyes sí se encontró con representantes de la nutrida comunidad de salvadoreños residentes en el área metropolitana de Washington.

Ellos le manifestaron su "aspiración de que se les haga efectivo el derecho al voto en las elecciones salvadoreñas", poco después de que el presidente Mauricio Funes anunciara un proceso para que en 2014 esa posibilidad de votar "sea una realidad".