Los dos candidatos que se disputarán la Presidencia de Guatemala anunciaron hoy alianzas con alcaldes y líderes locales con miras a las elecciones de segunda vuelta que se celebrarán el próximo 6 de noviembre.

El abogado populista Manuel Baldizón, dijo a los periodistas que los líderes de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) del departamento occidental San Marcos, aceptaron apoyar su proyecto "tanto a nivel electoral como legislativo".

El apoyo de la URNG, el partido de la antigua guerrilla guatemalteca, le significará, según Baldizón, "entre 70.000 y 80.000 votos" en la segunda vuelta.

Baldizón, candidato del partido Líder, aseguró que continuará trabajando en alianzas con otros grupos políticos así como "con líderes locales, alcaldes" y organizaciones de la sociedad civil.

El abogado y empresario de 41 años, el segundo más votado en las elecciones del pasado domingo en Guatemala, aseguró que hará una campaña proselitista "de altura" y transparente.

Por su parte, el general retirado Otto Pérez Molina, del derechista Partido Patriota, se reunió con un grupo de alcaldes del norteño departamento de Petén, para buscar el apoyo en sus comunidades.

Pérez Molina, ganador del primer lugar en los comicios del 11 de septiembre, anunció que en breve dará a conocer "una amplia alianza" de apoyo a su candidatura en la que participarán al menos cuatro partidos políticos con "importante" caudal electoral.

Las alianzas y apoyos para los aspirantes han empezado a fraccionar a algunos partidos, debido a que mientras los líderes nacionales se han abstenido de favorecer a alguno en particular, los alcaldes, diputados y bases locales han optado por pactar acuerdos.

Tanto Baldizón como Pérez Molina tienen previsto concluir el proceso de negociaciones y pactos electorales la próxima semana para poder definir sus estrategias definitivas de cara a la segunda ronda electoral que se disputará el próximo 6 de noviembre.