Los Piratas consumarán este domingo previsiblemente el abordaje del parlamento de Berlín al acceder esta pequeña formación política rebelde por primera vez a una cámara regional alemana en los comicios a la ciudad-estado de la capital germana.

Todas las encuestas coinciden en confirmar que este grupo, liderado por expertos informáticos partidarios de la libertad total en la red, contará con representación en el parlamento regional de Berlín al obtener hasta un 9 % de los votos, en lo que se considera toda una sensación electoral.

Los sondeos señalan además unánimemente que el Partido Socialdemócrata (SPD) seguirá como la primera fuerza política de la capital alemana con cerca de un 32 % de los votos, con lo que se da por segura la reelección de su líder, Klaus Wowereit, como alcalde-gobernador de la ciudad.

Tras casi diez años de gobierno en una coalición roji-roja con La Izquierda, la esperada caída de esta última hasta un 11 % de los votos hará sin embargo prácticamente imposible la reedición de la alianza de socialdemócratas y socialistas al perder unidos la mayoría absoluta.

Es por ello que una nueva coalición del SPD con Los Verdes, que rozan un 20 % de los votos, es barajada como la opción mas probable para el nuevo gobierno de la ciudad-estado, alianza que funciona ya en una gran parte de los estados federados germanos.

Tras superar en intención de voto al SPD en Berlín la pasada primavera aupados por la ola antinuclear tras la catástrofe de Fukushima, Los Verdes han ido perdiendo fuelle en los últimos meses y aspiran ahora a ser el socio menor de los socialdemócratas, con quienes han coqueteado abiertamente durante toda la campaña.

Al término del superaño electoral en Alemania, con siete citas regionales a las urnas, los comicios de Berlín supondrán además un nuevo desastre para los partidos de la coalición a nivel federal que dirige la canciller, Angela Merkel.

Aunque su Unión Cristianodemócrata (CDU) se confirmará como segunda fuerza política en Berlín con hasta un 22 % de los votos, según las encuestas, la formación que lidera Merkel no evitará verse condenada a encabezar de nuevo la oposición.

Mas dramática es la situación de su tradicional socio, el Partido Liberal (FDP), que se verá expulsado del parlamento berlinés al no conseguir rebasar la barrera del 5 % de los votos, toda vez que los sondeos le adjudican entre un 2 y un 3 % de los sufragios que confirman su enorme y preocupante pérdida de popularidad.

Los liberales han perdido en lo que va de año la representación parlamentaria en los estados de Mecklemburgo-Antepomerania, Hamburgo, Baden-Württemberg, Bremen y Sajonia-Anhalt y se están viendo abocados a una lucha por la supervivencia política.

En todo caso, el verdadero acontecimiento electoral es la esperada entrada en la cámara regional berlinesa de Los Piratas, que han restado potencial a Los Verdes y son sumamente populares entre los votantes más jóvenes, pese a que su programa es muy limitado y a reconocer su falta de preparación para abordar asuntos cruciales para la ciudad.

Berlín arrastra récords negativos como una tasa del desempleo del 13,5 % -la mayor de Alemania-, un endeudamiento de 64.000 millones de euros y con uno de cada tres niños sobreviviendo bajo el nivel mínimo de la pobreza.

Es por ello que la creación de empleo, la promoción de la vivienda pública y las ayudas sociales se han convertido en puntos centrales de la campaña electoral, junto a una mejora del sistema educativo y de la seguridad en la ciudad, sobre todo tras la ola de incendios premeditados de vehículos en sus calles con mas de 500 automóviles destruidos en lo que va de año.

Por Juan Carlos Barrena.