El Programa Mundial de Alimentos (PMA) abrirá un depósito de alimentos en la ciudad española de Las Palmas de Gran Canaria, en el océano Atlántico, y un centro de innovación tecnológica para Emergencia en Madrid.

La directora del PMA, Josette Sheeran, cerró hoy con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el acuerdo para la puesta en marcha de ambos centros.

Zapatero, acompañado de la ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, se reunió con Sheeran en Madrid para estudiar ambos acuerdos, "un nuevo paso en la estrecha relación de cooperación entre España y el PMA", informó el Ejecutivo español en un comunicado.

Para el Gobierno español, la decisión del organismo de Naciones Unidas de instalar esos dos centros en Madrid y Las Palmas, supone un reconocimiento a la labor humanitaria de España ante crisis como las surgidas con los desplazados de Libia, en el Cuerno de África o tras el terremoto de Haití.

El depósito estratégico de alimentos en Las Palmas, en el archipiélago de las Canarias, en el océano Atlántico, contará con reservas de hasta 100.000 toneladas en una primera fase, que podrán distribuirse en las zonas afectadas por desastres naturales o crisis alimentarias.

El objetivo del depósito es poder responder a las demandas de alimentos sin tener que comprarlos en momentos de alza de precios y sorteando la especulación de los mercados.

Se eligió la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria tanto por su situación geográfica como por las conexiones de su puerto, ya que los alimentos tendrán como destino principal África Oriental, aunque también podrán ser trasladados a otras partes del mundo si es necesario, señaló el Gobierno español.

El Centro de innovación tecnológica para emergencias que tendrá su sede mundial en Madrid se centrará en la investigación y desarrollo de aplicaciones en la lucha contra el hambre y se espera que de trabajo a cincuenta profesionales.

Su misión será mejorar las operaciones que las organizaciones de ayuda llevan a cabo sobre el terreno en situaciones de emergencia, proporcionándoles aplicaciones innovadoras, ecológicas y sostenibles.

Como ejemplo, el Ejecutivo español citó la posibilidad de generar energía limpia para un campo de refugiados.

España ha entregado 1.750.000 euros al Programa Mundial de Alimentos para establecer un pasillo humanitario en Libia y facilitar ayuda por vía aérea, y siete millones para el cuerno de África.

En esta región ha colaborado con la distribución de 7.500 toneladas de alimentos, junto a Brasil y Estados Unidos.

Según las cifras del Ejecutivo, este año España ha aportado 50 millones de euros al PMA.