Estados Unidos reafirmó hoy su oposición al plan palestino de pedir un reconocimiento como Estado en la ONU, después de que el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, indicara que esa es la vía para que las negociaciones de paz con Israel puedan proseguir.

En una conferencia de prensa, el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, reaccionó al discurso de Abás hoy en Ramala, donde aseguró que lo único que le falta a Palestina para poder avanzar en sus negociaciones con Israel es obtener "la integración plena en Naciones Unidas con las fronteras de 1967".

"Somos conscientes de la posición palestina, y nos hemos esforzado en explicarles por qué creemos que es una mala idea, que es contraproducente y que no acabará en la solución que tanto nosotros como ellos queremos ver: la de dos Estados que conviven el uno junto al otro en paz y con seguridad", dijo el portavoz.

Los palestinos pretenden pedir a la Asamblea General de la ONU, que se reúne la semana que viene, que acepte a Palestina como miembro de pleno derecho sobre la base de las fronteras de 1967, es decir, con Gaza y los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este.

Toner subrayó que Estados Unidos ha dejado clara su posición al respecto, y que continuará trabajando "hoy, mañana, y a lo largo de (la Asamblea General) en Nueva York para devolverles a la mesa negociadora con el convencimiento de que cualquier acción en Nueva York dañará ese proceso".

Washington ha asegurado que, si la petición de Palestina llega al Consejo de Seguridad, la vetará, al considerar que esa acción unilateral impedirá resolver asuntos como el trazado de las fronteras, la situación de los refugiados palestinos o la seguridad.

El enviado especial de EE.UU. para Oriente Medio, David Hale, y el principal asesor de la Casa Blanca para esa región, Dennis Ross, pasaron esta semana en Jerusalén y Ramala en un esfuerzo por evitar que los palestinos lleven a término su plan ante la ONU.

Allí, se reunieron con Abas, con el presidente israelí Simon Peres y con el primer ministro Benjamín Netanyahu, además de con el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, en una serie de conversaciones que Toner calificó de "abiertas y francas".

Aunque no quiso compartir el contenido de las reuniones, el portavoz indicó que, en el encuentro con Abás, "ambas partes afirmaron su compromiso mutuo con las negociaciones como la única vía para resolver las diferencias entre las partes y alcanzar la paz".

Por su parte, el consejero adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, dijo hoy en declaraciones a la prensa que "ocurra lo que ocurra en las Naciones Unidas, va a tener que haber un proceso que devuelva a estas dos partes a la mesa negociadora, más allá de la semana que viene".

Obama tiene previsto reunirse con el primer ministro israelí durante su visita a la ONU, aunque aún no se ha determinado el momento preciso. No se verá, sin embargo, con Abás, con quien tampoco ha estado en contacto en los últimos días.