La retirada de todas las fuerzas y equipos militares estadounidenses de Irak, que debe completarse antes de fin de año, es una "operación de magnitud sin precedentes", afirmó un informe oficial difundido hoy.

La Oficina de Supervisión del Congreso (GAO), que analiza y evalúa los gastos del poder Ejecutivo, indicó que "en el curso de varios meses el Departamento de Defensa debe retirar de Irak unos 46.000 soldados y por lo menos 57.000 contratistas".

Además del personal, el Pentágono deber transferir al Gobierno de Irak todas las bases que todavía tiene en ese país en la "culminación de una operación logística que es la de mayor alcance desde la Segunda Guerra Mundial".

Estados Unidos invadió Irak en marzo de 2003 y en algunos períodos alcanzó a tener en ese país unos 135.000 soldados y unos 125.700 contratistas privados.

El contingente militar se redujo de unos 82.000 en junio de 2010 a unos 50.000 a fines de agosto pasado, en cumplimiento de un calendario de retirada ordenado por el presidente Barack Obama.

El 1 de septiembre de 2010, según el Gobierno de EE.UU., concluyó la misión de combate de sus tropas en ese país. La misión de las fuerzas que quedan es la de asesoramiento, apoyo e instrucción de las fuerzas de seguridad iraquíes.

Según el Departamento de Estado, después del 31 de diciembre próximos quedará en Irak un contingente de unos 16.000 estadounidenses que, en su mayoría, serán contratistas privados "responsables de la operación de instalaciones, comedores y lavanderías".

Al 30 de mayo pasado, de acuerdo con el Pentágono, había unos 61.000 contratistas privados en Irak.

"Las fuerzas estadounidenses en Irak dependen de los contratistas para una amplia gama de servicios que incluye la operación de cocinas y comedores, la reparación de vehículos militares, la provisión de camiones y conductores para el transporte de suministro, y el mantenimiento de los aeródromos", según el informe de la GAO.

El informe añadió que el Pentágono tiene "planes y procesos robustos para determinar la secuencia de acciones y los recursos necesarios para lograr sus objetivos para la retirada desde Irak".

"La fase actual de retirada está bien avanzada y se ha movido un volumen significativo desde Irak y se ha completado la transición de bases", añadió.