En la imagen, el presidente boliviano, Evo Morales. EFE/Archivo