La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instó hoy a las autoridades hondureñas a que realicen una "investigación exhaustiva" del asesinato la semana pasada del periodista Medardo Flores.

"La Relatoría Especial exhorta al Estado a realizar una investigación diligente y exhaustiva que dé especial atención a la hipótesis criminal según la cual el crimen cometido pudo tener origen en las actividades periodísticas y políticas del comunicador", dijo el organismo en un comunicado de prensa.

Medardo Flores, colaborador del Frente Amplio de Resistencia Popular (FARP) -brazo político en formación del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) que dirige el expresidente Manuel Zelaya- y parte de un grupo de comunicadores populares voluntarios de Radio Uno de San Pedro Sula (norte de Honduras), fue tiroteado el 8 de septiembre.

La Relatoría subrayó que Flores es el cuarto comunicador asesinado en Honduras en 2011 y explicó que ya asciende a 14 la cifra de muertes de periodistas cuyas causas no se han aclarado y que podrían tener relación con el ejercicio de la profesión desde el golpe de Estado de junio de 2009 contra Zelaya.

Flores participaba con regularidad en programas de opinión y entrevistas y era el encargado de finanzas en el norte del país del FARP, movimiento que lidera Manuel Zelaya.

"Es imprescindible que el Estado hondureño demuestre con acciones concretas e investigaciones efectivas su compromiso en la prevención de estos crímenes, la protección de los periodistas en riesgo y la lucha contra la impunidad de los asesinatos reportados", agregó la nota.

Asimismo, la Relatoría Especial expresó "su preocupación por la ausencia de avances significativos para esclarecer los asesinatos cometidos contra comunicadores desde 2009".

Por ello, recordó que es "obligación del Estado adoptar todas las medidas necesarias para identificar la causa de los homicidios" e "identificar a los responsables, juzgarlos y sancionarlos, así como garantizar la reparación adecuada a los familiares de las víctimas".