El Parlamento venezolano, de mayoría oficialista, emitió hoy un pronunciamiento de apoyo a cuatro personas relacionadas con el Gobierno de Hugo Chávez que fueron señaladas por el Gobierno de Estados Unidos de traficar con drogas en colaboración con la guerrilla colombiana de las FARC.

"Los diputados de la Asamblea Nacional rechazamos categóricamente la agresión del Departamento del Tesoro del Gobierno de Estados Unidos por constituirse en una nueva acción de difamación en contra del pueblo, el Gobierno y las instituciones de Venezuela", dice el documento que respaldó la mayoría parlamentaria.

Asimismo, el pronunciamiento apunta que los parlamentarios venezolanos respaldan todas las acciones que estimen pertinente realizar el Poder Ejecutivo y los funcionarios afectados para denunciar ante el mundo estas medidas "infames".

El escrito reitera que estas sanciones "no tienen otro propósito que desestabilizar con políticas violentas" no solo a Venezuela sino a toda la región latinoamericana.

En un comunicado difundido el pasado 8, el departamento del Tesoro de EE.UU. indicó que esta medida de sanción "expone a cuatro altos cargos venezolanos como suministradores de armas, seguridad, adiestramiento y asistencia a las operaciones de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) en Venezuela".

Los sancionados son el general Cliver Alcalá, de la Cuarta División Blindada del Ejército de Venezuela; Freddy Bernal, legislador por el Partido Socialista Unido de Venezuela; Amílcar Figueroa, presidente alterno del Parlamento Latinoamericano, y Ramón Madriz, un funcionario del servicio de inteligencia venezolano.

Tras la difusión de las medidas, el Gobierno venezolano elevó una nota de protesta ante EE.UU. y el presidente Chávez calificó las acusaciones de "verdadera infamia", además de defender la "honorabilidad" de sus funcionarios.

Chávez dijo, en tono irónico, que el también tenía una lista de funcionarios estadounidenses susceptibles de sanciones.

Más temprano, el ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, también señaló al Gobierno de Estados Unidos por violar, aseguró, los derechos humanos de los cinco cubanos condenados por espionaje en 1998 y presos desde entonces en Florida, EE.UU.

El canciller dijo no tener dudas de que los cinco cubanos "más temprano que tarde" regresarán a "su patria Cuba, su patria en Venezuela".

Maduro ofreció un discurso durante un acto de solidaridad con Gerardo Hernández, René González, Antonio Guerrero, Fernando González y Ramón Labañino, condenados en 2001 por un tribunal federal de Miami que los declaró culpables de conspirar contra la seguridad nacional estadounidense.

Los cinco, que recibieron condenas de hasta dos cadenas perpetuas, son considerados "héroes" en Cuba, cuyo Gobierno reconoce que son agentes pero asegura que no representaban ninguna amenaza para Estados Unidos y solo realizaban tareas para evitar atentados terroristas contra la isla.

"El imperio sale al mundo a cuestionar a nuestros países con la bandera de los derechos humanos y mantiene (detenidos) a cinco hombres que su único delito ha sido defender a su patria del terrorismo y de la violencia, los mantiene secuestrados", apuntó el canciller.