Los pueblos amazónicos que marchan hasta La Paz contra una carretera que según dicen destrozará un parque natural rico en flora y fauna pidieron dialogar "de indígena a indígena" con el ministro de Exteriores, el aimara David Choquehuanca, informaron hoy líderes de la protesta.

Los indígenas amazónicos esperan que el canciller viaje al pueblo La Embocada, adonde los caminantes llegaron el fin de semana tras recorrer en casi un mes 275 kilómetros desde la ciudad amazónica de Trinidad (noreste), dijo a Efe el dirigente de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente, Ernesto Sánchez.

"Esperamos la llegada del canciller Choquehuanca, a ver si él puede resolver los problemas, porque ya no se tiene credibilidad en ningún otro ministro. El canciller es más razonable; los otros ministros son hipócritas, egoístas y engreídos", señaló Sánchez.

Choquehuanca irá mañana a hablar con los indígenas, junto con los ministros de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, y de la Presidencia, Carlos Romero, anunció éste último en una rueda de prensa.

Los dirigentes de la marcha habían advertido de que la reanudarían mañana si no iba Choquehuanca, líder de la línea indigenista en el gobierno del presidente Evo Morales, de mayoría mestiza y blanca.

Los marchistas se oponen a la construcción de una carretera de más de 300 kilómetros financiada por Brasil que atravesará el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Varios ministros de Morales y los dirigentes de la protesta han negociado en seis ocasiones sin resultados porque el mandatario, de origen aimara, mantiene firme el trazado de la carretera.

El viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, criticó a los ministros enviados por Morales a dialogar porque, según dijo a radio Erbol, no entienden a los indígenas del oriente amazónico.

"La negociación está mal planteada. Los ministros q'aras (blancos) no pueden negociar con los indios (...) Deberían estar los viceministros indios para negociar de indio a indio", dijo Cárdenas.

Las etnias orientales y grupos ecologistas exigen que la carretera no atraviese el Tipnis porque temen que el proyecto cause daños medioambientales y promueva la colonización por productores de hoja de coca, base para la elaboración de cocaína.

El parque nacional es vecino del Chapare, principal zona productora de coca, donde tiene Morales su principal bastión político y preside siete sindicatos de cocaleros.

El exvicepresidente boliviano Víctor Hugo Cárdenas, también aimara, declaró a medios locales que Morales insiste en construir la carretera por el Tipnis porque es una promesa electoral que hizo en 2005 a sus cocaleros del Chapare.

Morales crítica a los indígenas porque, según dijo, son "usados" por organizaciones no gubernamentales (ONG) y "algunos resentidos" de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), acusaciones que rechazan las etnias.

En un artículo publicado hoy en el diario Página Siete, el ex viceministro Alejandro Almaraz dice que esa acusación de Morales revela su "subestimación y desprecio por los indígenas (...) al descartar tácitamente que puedan pensar y actuar por si mismos".

Almaraz, que fue viceministro de Tierras en la primera presidencia de Morales (2006-2010), agrega que el mandatario, frente a la marcha, "reproduce minuciosamente el discurso, los métodos y la ideología de los gobiernos de la derecha neoliberal".

Los marchistas están hoy a unos 25 kilómetros de Yucumo, pueblo donde campesinos leales a Morales anunciaron que bloquearán el paso a los indígenas y al que la Policía ha enviado a cientos de agentes.

Activistas y organizaciones de derechos humanos pidieron hoy a Morales "los mayores esfuerzos para evitar enfrentamientos".

Creado en 1965 y reconocido como "territorio indígena" en 1990, el Tipnis está situado entre los departamentos de Cochabamba (centro) y Beni (noreste) y tiene 1,2 millones de hectáreas

Los indígenas intentaron desalojar del Tipnis en 2009 a colonos que invadieron el parque y sembraron coca, hecho que se saldó con un nativo muerto y dos heridos.