El jefe de Gabinete argentino, Aníbal Fernández, consideró hoy que "hay que estar muy loco para prestar atención" a las denuncias del exapoderado de las Madres de Plaza de Mayo Sergio Schoklender contra el Gobierno y la entidad, en medio de una pesquisa por presunto fraude con fondos del organismo.

"Es un tema que lo tiene que resolver la Justicia. Hay un juez interviniendo en la causa y no es un tema del que tenga que opinarse políticamente", afirmó el jefe de Gabinete a la televisión local.

Aníbal Fernández aludió así a la investigación judicial sobre presunto lavado de dinero y fraude con fondos públicos destinados a planes de construcción de viviendas que realizan las Madres de Plaza de Mayo.

Sergio Schoklender, principal imputado en la causa, presentó el pasado martes un documento ante los tribunales en el que denunció que la organización manejaba una cuenta con dos millones de euros en el banco español Caja de Asturias y acusó a la titular de la entidad humanitaria, Hebe de Bonafini, de financiar gastos de la campaña electoral de la presidenta argentina, Cristina Fernández.

Incluso, el exapoderado acusó a Bonafini de "lavado" de remesas desde España "sin pasar por ningún control bancario".

La titular de la entidad rechazó las acusaciones y sostuvo que "hay muchas contradicciones" en las afirmaciones de Schoklender.

"Nosotros sabemos muy bien lo que hicimos, tenemos muy claro adónde vamos con cada una de las acciones que llevamos a la práctica y cómo se cumplen estos objetivos. Insisto, llevamos hechas 850.000 soluciones habitacionales y estamos hablando de 4.000 viviendas", replicó el jefe de Gabinete al canal Telefé.

En una entrevista con la revista Noticias difundida este sábado, Schoklender también calificó al juez a cargo del caso, Norberto Oyarbide, de "muñequito" del jefe de Gabinete y acusó al secretario argentino de Obras Públicas, José López, de cobrar sobornos.

"No voy a preocuparme en dar explicaciones de lo que no tengo que hacerlo. La Justicia está investigando este tema y, ya lo hemos comentado en un momento, nada tiene que ver el Gobierno en esto por razones obvias", insistió Aníbal Fernández.

"La forma en que (Schoklender) lo agravia (a José López) está demostrando claramente que el Gobierno nunca se relajó a la hora de exigir determinadas cosas por cumplir", dijo el jefe de Gabinete.

Entre el viernes y el sábado pasado la Justicia llevó adelante más de 20 allanamientos en el marco de la causa que investiga a Schoklender, quien se recibió de abogado a fines de los años 80, mientras cumplía una condena de 30 años de prisión por el asesinato de sus padres.

El exapoderado, que renunció en mayo pasado a la entidad, confirmó que el próximo jueves acudirá a la Cámara de Diputados para brindar detalles sobre sus denuncias en una reunión convocada por sectores de la oposición.

Desde junio pasado, días después de que se destapara el escándalo, permanece paralizado el plan "Sueños Compartidos" por el que las Madres de Plaza de Mayo han construido miles de viviendas para personas de bajos recursos, lo que ha desatado protestas de trabajadores que reclaman salarios atrasados e indemnizaciones por la pérdida de su empleo.