El Consejo de Derechos Humanos de la ONU abre hoy en Ginebra su decimoctava sesión, en la que hasta finales de septiembre se abordará una amplia agenda de cuestiones, entre ellas las violaciones de derechos fundamentales en Siria y Libia.

Uruguay preside temporalmente el Consejo y su ministro de Relaciones Exteriores, Luis Almagro, ha viajado a Ginebra para la sesión, en una jornada inaugural en la que la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, introducirá los debates.

En las 15 jornadas se hablará de Libia y Siria, debates previstos para el día 19, y de temas tan diversos como la situación de los menores durante y después de las guerras, el uso de mercenarios para impedir el derecho de autodeterminación de los pueblos, las formas modernas de esclavitud y los atentados contra el medio ambiente.

Se abordará también el derecho al acceso al agua potable, las libertades fundamentales de los pueblos indígenas, la protección y promoción de los derechos humanos en el contexto de las protestas antigubernamentales pacíficas y la salud de las personas mayores.

El día 15, la secretaría general de la ONU y el Alto Comisionado de Derechos Humanos presentarán sendos informes, también con diversidad de asuntos: emigración, asilo, inestabilidad en el norte de África, pena de muerte, genética forense, prevención de la mortalidad maternal y secuestro por parte de grupos terroristas.

El 19 de septiembre, Pillay informará de la visita de su oficina a Yemen y el Consejo mantendrá un diálogo con la comisión que investiga presuntas violaciones del derecho internacional en Libia.

Lo mismo ocurrirá en el caso de Siria, país en el que, según el informe más reciente de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, se cometieron presuntamente crímenes contra la humanidad en el transcurso de la represión de las protestas contra el Gobierno.

Una semana después, el día 26, la Secretaría General y el Alto Comisionado informarán del grado de aplicación de las recomendaciones que hizo una misión de la ONU para el respeto de los derechos humanos en la franja palestina ocupada de Gaza.