El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo hoy que son "para reirse" las acusaciones de un informe de Estados Unidos que impone sanciones a cuatro funcionarios de Caracas por un supuesto apoyo a las FARC en el tráfico de droga y armas y propuso, frente a ello, su propia "lista Che".

El mandatario retó, además, a su homólogo estadounidense, Barack Obama, a que presente pruebas contra esa "verdadera infamia", al tiempo que defendió la "honorabilidad" de los funcionarios venezolanos señalados en el informe.

"Las sanciones ya es una cosa como para reirse, ¿no? Pero que forma parte de una tragicomedia pudiéramos decirlo así. Yo también tengo mi lista, la lista Chávez", ironizó el presidente.

En esta lista, dijo, incluiría a la congresista republicana de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen o al que fuera embajador en Venezuela durante el Gobierno de George W. Bush Otto Reich por supuestamente haber llamado a su "derrocamiento".

"Sanciónese al secretario general de la OTAN, búsquesele, Interpol, siguen bombardeando ciudades, matando niños, hay pruebas ¿Quieren pruebas? Ellos mismos han dicho que son como 20.000 muertos en Libia", afirmó el gobernante al continuar la que denominó como "lista Che".

El Departamento del Tesoro estadounidense emitió ayer un comunicado en el que señalaba "a cuatro altos cargos venezolanos como suministradores de armas, seguridad, adiestramiento y asistencia a las operaciones de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) en Venezuela".

Los sancionados son el general Cliver Alcalá, de la Cuarta División Blindada del Ejército de Venezuela; Freddy Bernal, legislador por el Partido Socialista Unido de Venezuela; Amílcar Figueroa, presidente alterno del Parlamento Latinoamericano, y Ramón Madriz, un funcionario del servicio de inteligencia venezolano.

Chávez defendió "la honorabilidad" de los cuatro "compatriotas" que, dijo, fueron señalados "de manera injusta" en esa lista.

"Que presenten una sola prueba (...) contra nosotros, porque yo también estoy en esta lista, porque yo sé dónde están las supuestas pruebas, en las supuestas computadoras de Raúl Reyes", sostuvo el mandatario, al aludir al jefe de las FARC abatido en 2008 en Ecuador por el Ejército colombiano, y recordó que la justicia de este último país "desestimó" como válida esa prueba.

"Por eso yo reto a presidente Obama a que presente las pruebas de esa infamia, que él sencillamente aprueba, el que calla otorga, él es el presidente de los EE.UU.", apuntó.

Chávez consideró el informe como parte de las "agresiones contra Venezuela, del empeño del imperio yanqui de colocar algún día, sumando a una cosita con la otra y con la otra, en la lista de lo que llaman ellos Estados fallidos (...) de países que apoyan al terrorismo, que son países terroristas".

"De eso hay que reirse, pero con el cuidado de saber que el imperio tiene a Venezuela como uno de sus objetivos y no es nuevo eso", señaló.

Venezuela envió hoy una nota de protesta al Gobierno de EE.UU. por el informe en una reunión entre el vicecanciller venezolano para Asia y Medio Oriente, Temir Porras, y la encargada de Negocios de la embajada de Estados Unidos en Caracas, Kelly Keiderling.