El candidato presidencial del derechista partido Líder, Manuel Baldizón, segundo en los sondeos de cara a los comicios del domingo próximo, cerró hoy su campaña pidiendo a los guatemaltecos que voten por su opción para propiciar así "grandes cambios" en el país centroamericano.

Baldizón, de 41 años, reiteró ante miles de sus simpatizantes sus ofertas de campaña, entre ellas la aplicación de la pena de muerte a los delincuentes, aprobar una decimoquinta paga a los trabajadores para pelear la crisis, y fusionar el Ejército y la Policía en una Guardia Civil para garantizar la seguridad de los guatemaltecos.

Junto a su familia, a la candidata a la Vicepresidencia, a la ex primera dama del país, Raquel Blandón, y a los directivos de su partido, el candidato enumero uno a uno "los grandes cambios" que hará su Gobierno para lograr el desarrollo del país.

Baldizón realizó su cierre de campaña en la ciudad de Santa Elena, del norteño departamento de Petén, de donde es originario y considerado un "cacique" por los múltiples negocios que posee en esa zona del país.

Los candidatos presidenciales Otto Pérez Molina, del derechista Partido Patriota y claro favorito, así como el tercero en los sondeos, Eduardo Suger, cerrarán en esta noche sus respectivas campañas con sendos actos en Ciudad de Guatemala.

Las diferentes encuestas coinciden en pronosticar que la Presidencia del país será disputada en una segunda ronda electoral prevista el próximo 6 de noviembre entre Pérez Molina y Baldizón.

De acuerdo con la legislación guatemalteca, la campaña proselitista deberá concluir mañana, viernes, al mediodía, 36 horas antes de que sean abiertas las urnas a nivel nacional.

Además de presidente y vicepresidente, los guatemaltecos elegirán el domingo a 158 diputados al Congreso y 20 al Parlamento Centroamericano, así como 333 corporaciones municipales para un período de cuatro años (2012-2016).