El Pentágono ha aumentado su vigilancia en las bases militares dentro de Estados Unidos al aproximarse el décimo aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2011, indicó un portavoz del Departamento de Defensa.

George Little, portavoz del Pentágono, indicó que la alerta no responde a información específica sobre un plan de ataques terroristas, sino más bien a que Al Qaeda y sus aliados son adeptos a marcar aniversarios de esta manera.

Las bases e instalaciones militares estadounidenses en el exterior ya se habían puesto en un nivel más alto de alerta días atrás.

El 11 de septiembre de 2001 el Pentágono, en las afueras de Washington, fue uno de los edificios atacados por los terroristas que habían secuestrado cuatro aviones de pasajeros. Los ataques en Nueva York y Washington dejaron más de 3.000 personas muertas o heridas.

El jefe de Al Qaeda, el saudí Osama bin Laden, murió en Pakistán en mayo pasado a manos de un comando de fuerzas especiales de Estados Unidos.

Según Little, algunos de los documentos incautados por los soldados estadounidenses en la residencia de Bin Laden mencionaban la proximidad del décimo aniversario de los ataques en Estados Unidos.

Desde 2001, las fuerzas de seguridad de EE.UU. han desbaratado varios complots de supuestos terroristas cuyos planes incluían, según el Gobierno, ataques contra bases militares dentro del país.