Los indígenas bolivianos que se oponen a una carretera que atravesará un parque nacional anunciaron hoy que reanudarán su caminata de la Amazonía a La Paz, luego de que el presidente Evo Morales se negase nuevamente a viajar a esa región para reunirse con ellos.

Las etnias emplazaron al mandatario a presentarse esta tarde en el pueblo amazónico de San Borja, donde permanecen desde el jueves, pero el mandatario no lo hizo, por lo que decidieron reanudar la marcha iniciada hace tres semanas, dijo a los medios el dirigente de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente, Adolfo Chávez.

"Esta decisión de continuar la marcha a la sede de Gobierno es compartida por todos los hermanos", dijo Chávez, aunque no precisó cuándo los más de mil indígenas retomarán la caminata.

Los tres ministros designados por Morales para el diálogo expusieron hoy a los indígenas siete alternativas para la carretera, pero todas implican atravesar el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), lo que rechazan de plano las etnias.

Los indígenas exigieron reunirse con el mandatario, pero el Gobierno replicó con una carta que señala que "la comisión de ministros goza de amplios poderes de decisión, por tanto no es necesaria la presencia del presidente Morales en la marcha".

El líder aimara Rafael Quispe dijo a la radio Panamericana que analizarán "con mucha responsabilidad" cómo y cuándo retomar la marcha para evitar un enfrentamiento con campesinos leales al Gobierno que bloquean las cercanías de la localidad de Yucumo para impedir el avance de la columna hacia La Paz.

La marcha, iniciada el pasado 15 de agosto, llegó el jueves al pueblo de San Borja tras recorrer unos 230 de los más de 500 kilómetros que pretende cubrir hasta la sede de Gobierno.

Los indígenas no quieren que la nueva carretera de más de 300 kilómetros financiada por Brasil atraviese el Tipnis porque temen que ocasione daños ambientales y promueva la invasión de colonos y productores de hoja de coca.

El ministro de la Presidencia, Carlos Romero, que participó en las reuniones, lamentó la "actitud intransigente" de algunos dirigentes, a quienes acusó de movilizarse con fines políticos, pero agregó que el Gobierno buscará reinstalar el diálogo.

El presidente Morales defiende el proyecto argumentando que es vital para la integración vial del país y ha ofrecido a los indígenas aplicar el mecanismo de consulta previsto en normas nacionales e internacionales para que los habitantes del Tipnis decidan si quieren o no la carretera.

No obstante, los indígenas creen que ya es tarde para aplicar el mecanismo legal de la consulta porque la carretera ya ha comenzado a construirse en sus extremos, y rechazan que el Gobierno incluya en ese proceso a campesinos y cocaleros afines.

Los decesos de un bebé de ocho meses y un adolescente de 14 años durante la caminata fueron criticados por las autoridades, que protestaron porque hay mujeres embarazadas y niños entre los más de mil indígenas que marchan hacia La Paz.