El jefe de campaña de Michele Bachmann, considerada la candidata estrella del Tea Party a la nominación por el partido republicano, ha presentado su renuncia, según informaron hoy los medios estadounidenses.

Ed Rollins, de 68 años, quien ayudó a Bachmann a situarse este verano en cabeza de las encuestas entre los aspirantes republicanos a la carrera presidencial, ha decidido pasar a un segundo plano por "razones de salud", según adelantó el sitio web especializado Politico.

El diario The Washington Post informa igualmente de la renuncia del director adjunto de la campaña de Bachmann, David Polyansky.

Se trata de una remodelación fundamental en el equipo que rodea a la que ha sido considerada la "novia" del Tea Party, el movimiento conservador radicalmente opuesto a las políticas del actual presidente estadounidense, el demócrata Barack Obama.

Según The Washington Post, la reorganización no sería ajena a la entrada en la competición del actual gobernador de Texas, Rick Perry, que cuenta con un amplio apoyo entre la base del partido republicano y no sólo en su sector más radical.

Por su parte, The New York Times apunta que las dimisiones se producen el mismo día en que Rollins expresaba a un medio de comunicación su pesimismo respecto al futuro de la campaña de la congresista por Minesota.

"La carrera Perry-Romney es ahora lo que cuenta, con nosotros como tercer candidato", había afirmado el asesor de Bachmann al Post.

Rollins, uno de los más veteranos directores de campaña, trabajó para los presidentes republicanos Richard Nixon, Ronald Reagan y George Bush padre, y durante un tiempo asesoró también al millonario Ross Perot en sus aspiraciones presidenciales.