Un grupo del exilio cubano en EE.UU. solicitó hoy a las cien mujeres más poderosas del mundo que se solidaricen con las disidentes cubanas que, según esa agrupación, están siendo "brutalmente reprimidas" por el régimen castrista.

Esa petición se hizo a través de una carta firmada por la presidenta de la agrupación Madres y Mujeres Anti-Represión por Cuba (M.A.R.), Sylvia Iriondo, y enviada a las cien mujeres que la revista Forbes considera que tienen mayor poder de influencia en todo el mundo, para pedirles "cualquier declaración de solidaridad que pueda pronunciar a favor de estas valientes mujeres cubanas".

En la misiva se alude a la "brutal represión que el régimen totalitario de los dictadores Fidel y Raúl Castro está imponiendo en contra de las mujeres que integran el movimiento de resistencia cívica en Cuba, entre ellas las Damas de Blanco (Premio Sajarov del 2005)".

Las Damas de Blanco, precisa, con "mucho sacrificio y coraje se manifiestan pacíficamente a favor de la liberación de todos los prisioneros políticos cubanos y por los derechos y libertades fundamentales de nuestro pueblo".

Entre las cien mujeres más poderosas del mundo se encuentran la primera dama estadounidense, Michelle Obama; la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, y las presidentas de Brasil, Dilma Rousseff; Argentina, Cristina Fernández, y Costa Rica, Laura Chinchilla.

La misiva también se ha enviado a la presidenta del Partido del Congreso de la India, Sonia Gandhi; la canciller de Alemania, Angela Merkel, y la titular del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

La carta se da a conocer el mismo día en que la ilegal pero tolerada Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) denunció en Cuba que la isla caribeña vivió el mes pasado la mayor represión de los últimos años.

En ese mes, afirmó, "el nivel de violencia policial contra pacíficos disidentes fue el más alto en los últimos años, teniendo como víctimas principales a mujeres que tratan de defender los derechos de asociación, reunión y manifestación pacíficas".