El presidente de Haití, Michel Martelly, expresó hoy su repulsa ante un caso de supuestos abusos o vejaciones contra un menor haitiano por parte de militares uruguayos de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah) en el país.

"La Presidencia condena vigorosamente este acto que subleva la conciencia nacional y espera un informe detallado" sobre las circunstancias exactas y los hechos acaecidos, señala en un comunicado el presidente del país.

La nota añade que la Presidencia comparte la conmoción del pueblo haitiano ante este suceso y garantiza "que los culpables y los cómplices de tal acto no quedarán impunes".

Los hechos son investigados por la Minustah y también por las autoridades uruguayas tras recibir un vídeo en el que miembros de la Armada Uruguaya que integran la Minustah supuestamente vejan a un niño haitiano.

En el vídeo, del que se difundieron pocos segundos y que fue grabado con un celular, se ve a un joven haitiano tirado sobre un colchón con los pantalones bajados mientras es retenido por dos militares y un tercero semidesnudo se arrodilla a sus espaldas entre las risas generalizadas.

La Presidencia haitiana señala que toma nota "de la violación colectiva perpetrada sobre un joven haitiano en la comuna de Port Salut (sur) donde soldados uruguayos son señaladamente acusados por la víctima".

Martelly considera que cualquier violación "es un delito grave que no puede ser tolerado" y pide a las instancias implicadas que se reúnan con urgencia con los responsables de la Minustah para que se adopten medidas para evitar que se reproduzcan actos como estos.

A causa de este suceso, Uruguay anunció ayer el cese del jefe del contingente naval de su país en Haití y ordenó la repatriación inmediata de los cinco marinos implicados en el vídeo.

El comandante en jefe de la Armada uruguaya, Alberto Caramés, anunció que se tomarán medidas "severas y ejemplarizantes" por este asunto y señaló que se aplicará "el máximo rigor" si las investigaciones demuestran la culpabilidad de los militares, que permanecen arrestados e incomunicados en Haití.