Los militares guatemaltecos, que según la ley están impedidos para votar en los comicios del país, serán concentrados en sus cuarteles dos días antes de las votaciones del domingo 11 de septiembre, informaron hoy fuentes castrenses.

Rony Urízar, portavoz del Ejército, dijo a periodistas que todo el personal castrense de alta será concentrado en las unidades militares desde el viernes 9 hasta el lunes 12 de septiembre.

El personal administrativo de Ejército, que no tiene grado militar pero que también tiene impedimento de emitir sufragio, también será concentrado en las sedes militares, en donde permanecerá desde una hora antes de que inicien las votaciones, hasta una hora después de que hayan concluido.

Con esa medida, precisó Urízar, se garantiza que ningún militar de alta en las Fuerzas Armadas pueda involucrarse en algún incidente relacionado con el proceso electoral.

Según el portavoz, el Tribunal Supremo Electoral tiene en su poder el listado de todo el personal del Ejército para verificar que ningún miembro de la institución pueda infringir la prohibición legal.

"Todo el mundo se concentra en su comando" y los descansos, vacaciones y permisos quedan suspendidos durante ese lapso, precisó Urízar.

La Ley Electoral y de Partidos Políticos establece la prohibición de sufragar a los miembros del Ejército, la Policía Nacional Civil (PNC) y las policías de tránsito del país para evitar cualquier tipo de manipulación por parte de los superiores de esas instituciones.

La seguridad de los comicios estará a cargo de la PNC, la cual dispondrá de más de 22.000 personas a nivel nacional.

Los guatemaltecos acudirán a las urnas el próximo 11 de septiembre para elegir presidente y vicepresidente, 158 diputados al Congreso y 20 al Parlamento Centroamericano, así como 333 corporaciones municipales.