Un cable de Estados Unidos filtrado por Wikileaks y divulgado hoy por la prensa revela que en el año 2000 el entonces embajador estadounidense en Lima, John Hamilton, calificó al exmandatario peruano y para la época aspirante presidencial Alejandro Toledo de "mujeriego" y "gran bebedor" ocasional.

En tanto, el periódico El Comercio citó otro cable, atribuido también a Hamilton, en el que se señala que "Toledo mantuvo contactos cercanos con el Gobierno de Alberto Fujimori (contra quien marchó en el 2000) luego de la elección (de 1995) y que estaba maniobrando para alcanzar un trabajo prominente en el ministerio de Comercio o Finanzas que nunca se materializó".

Los cables enviados por Hamilton al Departamento de Estado detallan aspectos positivos de Toledo -que gobernó Perú entre el 2001 y el 2006-, entre los cuales está su vida de estudiante en Estados Unidos gracias a becas, y también los negativos, como sus supuestos vicios y costumbres.

"Su lado negativo incluye un temperamento exaltado, una tendencia a aconsejar, algunas dudas sobre sus credenciales económicas, así como una reputación de haber sido un mujeriego y ocasionalmente bebedor empedernido", describió Hamilton en un cable filtrado y que publicó el diario Correo de Lima.

Otro aspecto de la vida del exmandatario y actual aliado político del presidente Ollanta Humala mencionado en los cables es su relación con su esposa Elianne Karp, de quien estuvo separado varios años y con quien se volvió a unir durante su gestión presidencial.

El diario Perú.21 publicó el reporte de Hamilton en el sentido de que Karp había sido víctima de maltrato familiar por parte de Toledo y que, por ese motivo, su asistencia a su entonces centro de trabajo, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), era impredecible.

Desde noviembre de 2010, diarios influyentes de varios países han tenido acceso a cientos de miles de cables del Departamento de Estado de EE.UU. filtrados por WikiLeaks.

El sitio web dedicado a desvelar documentos oficiales secretos publicó a principios de esta semana en su web unos 134.000 cables filtrados a la diplomacia estadounidense en los que deja al descubierto la identidad de fuentes protegidas.