El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva dijo hoy en El Salvador que gobernó su país "como una madre dirige su casa", pues procuró dividir los bienes entre todos y tratar a los débiles con "más cariño".

"Yo no tengo un diploma universitario y yo les decía así a los (demás) presidentes: 'Yo no aprendí economía en una universidad, pero aprendí a gobernar mi país como una madre dirige su casa'", relató Lula durante un acto público junto al presidente salvadoreño, Mauricio Funes, en una localidad del Pacífico.

Explicó que "una madre puede tener 10 hijos, pero ella nunca permitirá que uno de ellos tenga algo más que otros, porque, si hay un pedazo de carne, ella lo divide entre los 10, pero si hay uno de esos hijos más débil, ella lo va a cuidar con más cariño".

"Es así que los gobernantes deben gobernar sus países", puntualizó el expresidente brasileño, cuya gestión se prolongó por dos mandatos entre 2003 y 2010.

"Un presidente de la República tiene que ocuparse de todos", reconoció, "pero tiene que tener una mirada más cariñosa para las personas más humildes, para los trabajadores, porque son ellos los que necesitan del Estado y no los ricos".

Lula acompañó a Funes como invitado especial al lanzamiento del programa Territorios de Progreso en el puerto El Triunfo (este).

Este programa "tiene como modelo inspirador una iniciativa surgida durante el último Gobierno del presidente Lula, que recuperó y desarrolló el potencial de más de 80 territorios de Brasil", indicó un comunicado de la Presidencia salvadoreña.

Agregó que el programa "busca desarrollar territorios específicos mediante la asociación entre el sector público, las comunidades y los distintos sectores sociales, políticos y económicos que habitan y trabajan en ellos".

Lula también visitó hoy junto a la primera dama de El Salvador, su compatriota Vanda Pignato, el proyecto Ciudad Mujer, en Lourdes Colón, 19 kilómetros al oeste de San Salvador, que ofrece servicios en salud reproductiva, atención psicológica a mujeres víctimas de violencia, asesoría jurídica, capacitación laboral y apoyo empresarial.

En El Triunfo, Lula comentó que "los políticos tradicionales sólo se acuerdan de los pobres cuando hay campaña electoral".

Agregó que "si se pudieran vender las acciones de los pobres en la bolsa de valores dos meses antes de la elección, serían las acciones más rentables de todas las bolsas de valores, porque durante una campaña electoral nadie habla mal de los pobres ni de los trabajadores".

Por el contrario, apuntó, "se habla (mal) de los banqueros, de los empresarios, de todo el mundo, y los pobres son tratados como si fueran artículos de lujo", pero "cuando se acaba la elección muchas veces entonces (los políticos) se vuelven a olvidar de los pobres y empiezan a hablar con los ricos".

Lula elogió el desempeño de Funes, el primer gobernante de izquierda del país centroamericano, y auguró que "la historia de El Salvador se dividirá en antes y después de Mauricio".

Funes, quien proclama que sigue el ejemplo de Lula y sus políticas, dijo que, al igual que éste, no recorta los programas sociales en momentos de crisis.

"Hemos optado y seguiremos optando por todo lo contrario de lo que nos recomiendan quienes gobernaron el país en el pasado, que cuando venía la crisis (...) apretaban el cinturón de los más pobres", señaló.

Lula visitó El Salvador por primera vez en 2010 como gobernante, y en esta ocasión llegó ayer, cuando se reunió en privado con empresarios en la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico.